10 claves para controlar malezas

Técnicos del REM Aapresid y del Inta Río Primero dan consejos para combatir el yuyo colorado y el sorgo de Alepo

maleza

Yuyo colorado y sorgo de Alepo son, por estos días, dos malas palabras que se repiten entre los productores agropecuarios -particularmente en Córdoba, como en otras zonas suena más la rama negra-, preocupados por la proliferación sin pausa de malezas resistentes en sus campos.

Este fenómeno fue analizado en una jornada realizada por la regional Río Segundo de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) y en la que disertaron al respecto el técnico de la Red de Conocimientos en Malezas (REM) de Aapresid, Matías Marzetti; y el ingeniero agrónomo Luis Lanfranconi, de la agencia de extensión rural Río Primero del Inta.

 

amaranthus-retroflexus-02

 

Según Marzetti, la situación se complicó desde 2010. “Están apareciendo entre tres y cuatro nuevas malezas resistentes por año, que afectan fundamentalmente al centro y norte del país”, afirmó. Lanfranconi ratificó esta visión: “Lo que viene pasando desde 2010 es una locura, pero esto recién empieza”.

Consejos productivos

En este contexto, tanto Marzetti como Lanfranconi brindaron algunos consejos para que los productores enfrenten las malezas en esta campaña y que se resumen a continuación.

1) Saber qué hay en cada lote. “Lo primero que tenemos que hacer es mirar: ¿todas las hectáreas tienen problemas? Hay que planificar por lote: qué tengo y cómo actúo en cada uno”, mencionó Lanfranconi. Para este técnico, “los promedios no sirven” y sugirió “invertir mucho donde sea necesario y relajarme donde me pueda relajar”.

2) Invertir aunque el costo sea alto. Marzetti dijo que estudios a campo realizados por Aapresid determinaron que para tratar este tipo de malezas se necesita entre 70 y 80 dólares de inversión por hectárea. Para Lanfranconi, con amaranthus palmeris (nombre científico del ‘yuyo colorado’) es imposible salvarse de 100 dólares por hectárea pero considera que “hay que hacerlo” porque “si no sacás el yuyo, perdés el lote”.

3) Rapidez en la acción. “El yuyo colorado no perdona: cuando veo las dos primeras plantas las tengo que arrancar”, indicó Lanfranconi. Según el ingeniero de Río Primero, el peligro es que cada planta de yuyo colorado genera 300.000 semillas más. A esto se suma que, en tres días, la planta crece al 90 por ciento de su tamaño final. “Si no planifiqué, tengo 48 horas para resolver qué hago. Son dos días, si me tomo cuatro, en los últimos dos perdí plata”, simplificó.

4) Dos modos de acción contra la misma maleza. Para Lanfranconi, hay que combinar diferentes herbicidas y modos de aplicación, con la mayor residualidad posible, porque si se utiliza uno solo se corre riesgo de que ya tenga resistencia o que se genere la misma.

5) Precisión en las aplicaciones. La sugerencia es lograr efectividad por metro cuadrado, aplicando los herbicidas con precisión más que con velocidad. En el caso de amaranthus, los especialistas señalaron que el mejor momento es cuando tiene cinco centímetros de alto. En sorgo de Alepo, la oportunidad de control es a los 40 centímetros y también atacando las semillas. “Sí o sí hay que pensar en trozar los rizomas con discos para hacer más eficiente el uso de herbicidas o graminicidas”, indicó Lanfranconi.

6) Siembra con alta densidad. Distanciar poco las hileras es otra estrategia útil para enfrentar el problema de las malezas. Lanfranconi mostró una investigación realizada en Estados Unidos que arrojó como resultado que lotes sembrados con una distancia entre líneas de 19 centímetros sufrieron la aparición de dos plantas por metro cuadrado; en los sembrados a 38 centímetros fueron seis plantas; y en los implantados a 76 centímetros fueron 16.

7) Cultivos de cobertura. El ingeniero del Inta Río Primero aconsejó que los cultivos de cobertura, como centeno o avena, pueden ayudar a combatir las malezas. “Son un apoyo. No evitan que germinen las malezas pero corren su fecha de nacimiento unos 40 días y entonces puedo ahorrarme el herbicida pre-emergente y tener más tiempo para pensar cómo atacarlas. No elimina el problema, pero ayuda a combatirlo”, resumió.

8) Atención a las lluvias. En caso de alto nivel de precipitaciones, Lanfranconi sugirió intensificar los controles. “El yuyo colorado germina en abundancia cuando hay mucha humedad. Por eso, en un caso de estrés hídrico, pasa por encima a la soja”, subrayó.

9) Cuidar los procesos productivos. Lanfranconi dijo que en muchos campos aparecieron malezas en línea recta “y la naturaleza nunca se expresa así”. El especialista señaló como ejemplo que en un estudio a campo detectaron semillas de malezas en los elevadores de granos y sugirió que se limpien en profundidad las máquinas antes de ingresar a los campos.

10) Investigar. Marzetti dijo que “la situación argentina es única”, lo que implica que no se pueden importar soluciones. “Hoy no existe solución integral al problema de las malezas, ni siquiera a cualquier costo de inversión. Hay que idear las soluciones porque hoy en día no están”, remarcó.

fuente: Revista Chacra

Deja un comentario