Advierten que se demora la recuperación de la venta de inmuebles rurales

La evolución de las expectativas futuras en materia política y económica del país condicionan la comercialización de terrenos para el negocio agrícola.

 

A poco de finalizar el año, y de la mano del comportamiento de la economía en general, la actividad inmobiliaria rural todavía parece esperar por un repunte.

En noviembre pasado, el índice que mide esta actividad (Índice InCAIR) a lo largo del país, trepó hasta los 43,33 puntos, tras rondar los 40 puntos en el mes anterior.

Con un avance del 13,6% en el acumulado de los últimos seis meses, la Cámara de Inmobiliarias Rurales (CAIR) destacó que la actividad continúa con una lenta recuperación, que viene desde finales de 2014 cuando cayó a menos de 20 puntos.

A partir de allí, y durante todo 2015, el índice rondó los 20 puntos. Y desde este año, con el nuevo gobierno y las medidas pro campo (como la quita de retenciones a la exportación de granos -rebaja para el caso de la soja- o la devaluación de la moneda), el interés de los productores e inversores parece haberse reactivado. Esto lo refleja índice de elaboración mensual e ininterrumpida desde hace tres años que informa sobre la actividad del mercado inmobiliario rural pero que no refleja precios y valores. La base del índice es de 97,5 puntos, valor máximo registrado en septiembre de 2011. En este caso, en noviembre, respecto al mismo periodo del año pasado, la actividad inmobiliaria rural creció un 64%. Según afirma Javier Christensen, Secretario de la Comisión Directiva de CAIR, la “lenta” reactivación de la actividad está condicionada a la evolución de las expectativas futuras en materia política y económica del país.

Además, indica que dos de los principales factores que podrían haber elevado el nivel de actividad todavía no explotaron.

Por un lado, el negocio financiero de las Lebacs, con el dólar quieto, está perjudicando las inversiones inmobiliarias y productivas en un momento en que los productores e inversores parecían volcarse hacia el agro, por la mayor rentabilidad de los cultivos, mientras que tampoco el blanqueo de capitales anunciado y promovido por el Gobierno nacional impactó de lleno en la actividad inmobiliaria rural, y todavía se esperan sus resultados.

En el índice publicado el mes pasado, la actividad había sufrido una leve caída de 2,8% en octubre, respecto de septiembre.

El décimo mes del año arrojó 41,1 puntos contra los 42,3 puntos de septiembre, cuando había subido un 6,8% mensual respecto de agosto.

 

 

Deja un comentario