Arrendamientos agrícolas 2016: los que cerraron acuerdos con soja disponible pagarán sobrecostos

Esto es respecto de aquellos que valorizaron los acuerdos con soja futura.

Los empresarios agrícolas que este año realizaron acuerdos de arrendamientos valorizados con soja disponible podrían quedar descalzados respecto de aquellos que emplearon los valores correspondientes al ciclo 2016/17.

En los últimos años –cuando el negocio agrícola en campo alquilado comenzó a empiojarse– muchos arrendatarios intentaron (algunos con éxito) valorizar los contratos de alquiler con la soja del ciclo productivo en curso (que para el presente ciclo 2016/17 es la correspondiente al contrato Soja Rosario Mayo 2016 del Matba).

Algunos propietarios de campos que cerraron acuerdos tempranos en marzo pasado solicitaron fijar los valores de los contratos –que se negocian en quintales de soja por hectárea– con los precios de la Soja Mayo 2017. Los que cobraron la primera cuota del arrendamiento en marzo con esa modalidad lo hicieron con un valor (considerando el promedio mensual) de 227,3 u$s/tonelada versus un precio disponible de 222,6 u$s/tonelada.

En abril pasado ambos valores prácticamente se equilibraron. Pero en lo que va del mes de mayo los valores de la Soja Rosario Mayo 2017 superan en unos 10 u$s/tonelada a los precios disponibles (ver gráfico) a causa del recorte de producción generado por el desastre climático ocurrido en la región pampeana argentina combinado con un posicionamiento alcista muy agresivo por parte de operadores especulativos en el mercado de Chicago (CME Group).

La diferencia entre ambos tipos de acuerdo no es menor si se tiene en cuenta en las zonas pampeanas no afectadas por inundaciones este año los arrendamientos en general se negociaron con aumentos de uno a dos qq/ha de soja respecto de lo abonado el año pasado.

La posibilidad de fijar arrendamientos con la moneda correspondiente al ciclo productivo en cuestión permite –independientemente de la evolución de los precios de la soja– asociar costos con ingresos proyectados sin eventuales desajustes que pudiesen ocurrir al considerar los valores del disponible (que se conforman a partir de factores presentes en la campaña inmediata anterior).

fuente: Valor Soja

Deja un comentario