BCCBA: 45% de cultivos estivales atraviesa período crítico soportando la sequía.

Durante la segunda quincena de febrero, continuaba empeorando el estado general de los cultivos debido a las escasas y/o nulas precipitaciones registradas en toda la provincia. El acumulado para los dos primeros meses del año es el más bajo en los últimos 11 años y de la serie (1971 – 2000). Esto se ve reflejado en el estado general de los cultivos, en donde se concentra la mayoría de la superficie agrícola sembrada entre “Regular” y “Bueno”. A su vez, el 45% de la superficie agrícola se encuentra atravesando su período crítico frente a un estrés hídrico con posibles mermas en el rendimiento final.

sequia

 

SOJA

De las 4.211.100 hectáreas sembradas en la campaña 2017/18, el 100% se encuentra en estadios reproductivos. El 42% del área implantada (1.768.700 has) está atravesando el período crítico (R4 – R6), por lo cual, cualquier condición de estrés para el cultivo: déficit hídrico, de nutrientes, ataque de plagas y/o enfermedades causaría disminución en el rendimiento. De continuar estas condiciones de estrés hídrico severo durante los primeros días de marzo, se producirían mermas en el rendimiento de alrededor de un 40% por reducción de número de vainas, número de granos por vainas y peso del grano1 . El 58% restante de la superficie se encuentra en floración e inicio de crecimiento de vaina.

La falta de lluvias que se registra en toda la provincia se ve reflejada en el estado general del cultivo. Mientras que en la primera quincena de febrero el 67% del mismo se encontraba en estado general “Bueno – Muy Bueno”, en la segunda quincena disminuyó 20 puntos porcentuales. El estado “Regular – Malo” gana terreno, concentrando el 51% de la superficie y continuaría aumentando en caso que no se registren precipitaciones. Respecto a plagas, se registró en la mayoría de los departamentos, la presencia en media a alta incidencia, de Trips (Frankiniella Occidentalis) y Arañuela (Tetranichydae sp.), favorecida por las condiciones de estrés hídrico. A su vez, también se reportó en todo el territorio cordobés la presencia, en baja incidencia, del complejo de chinches (Nezara Viridula, Edesa Meditabunda, Piezodorus Guildinii, Dichelops Furcatus).En cuanto a enfermedades, se continua manifestando en baja incidencia la Mancha marrón (Septoria glycines) en General Roca y Río Primero, produciendo lesiones foliares, que podrían afectar a los rendimientos.

Maíz

En el cultivo de maíz, la totalidad de las 2.359.400 hectáreas sembradas se encuentran en estadios reproductivos. El 14% se encuentra en madurez fisiológica, esperando perder humedad para poder iniciar las tareas de trilla. El 39% está atravesando el período crítico, el cual se ubica 15 días antes y 15 después de floración. El rendimiento es altamente dependiente de la disponibilidad hídrica durante la floración, principalmente a través de sus efectos sobre el número de granos2 (principal componente en la definición del rendimiento). Los eventos de sequía que se están registrando en toda la provincia impactarían negativamente en el rendimiento final del cultivo. El 47% restante se encuentra en llenado de granos, si bien el déficit hídrico en esta etapa tiene un menor efecto sobre el rendimiento, también atravesaron floración con escasas precipitaciones, por lo cual la disminución seria aún mayor.

El estado general del cultivo concentra la mayoría de la superficie en “Bueno – Regular”, aumentando este tándem en 5 puntos porcentuales respecto a la quincena anterior. A su vez, la condición “Malo” aumentó 11 puntos, reflejando el estrés hídrico que están atravesando los cultivos estivales. En los departamentos del centro y norte provincial, se manifestó, en media incidencia, la presencia de Gusano Cogollero (Spodoptera frugiperda). La única enfermedad que se registró en forma generalizada para toda la provincia es Roya (Puccinia Sorghi), en media y baja incidencia.

Mani

De las 340.500 has sembradas en la provincia de Córdoba, el 100% se encuentra en estadios reproductivos, donde el 84% atraviesa su período crítico, que se ubica entre R3 (comienzo de formación de cajas) hasta R6 (semilla completa). El estado general del cultivo empeoro sustancialmente desde la quincena anterior, concentrando el 79% del cultivo entre “Malo” a “Bueno”. Debido a los bajos registros de precipitaciones, en la totalidad de los departamentos maniseros se reporta estrés hídrico sumado a la presencia, en media y alta incidencia, de Arañuela (Tetranichydae).

Sorgo

En el cultivo de sorgo, de las 101.700 hectáreas sembradas, el 61% corresponde a sorgo con destino grano. El 59% del área total sembrada se encuentra atravesando el período crítico (20 días antes y 10 después de floración). Una limitante ambiental, por ejemplo estrés hídrico, se traduce directamente en menores rendimientos. El 41% restante está en llenado de granos. El 72% de la superficie sembrada se encuentra en estado general “Bueno – Regular”, condición que empeoraría en caso de que no se registren nuevos eventos de precipitaciones. Sólo se registra la presencia, en baja y media incidencia, de Gusano Cogollero (Spodoptera frugiperda) en los departamentos Río Primero, Santa María y San Justo.

Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba. Departamento de Información Agroeconómica.

Deja un comentario