Cabezal MDD-100 de Mainero superó el desafío de cosechar en la nieve.

El desarrollo de nuevos mercados supone retos adicionales para los equipos argentinos, no solo en el plano comercial. En el caso del cabezal maicero Mainero MDD-100, su incursión en campos de Canadá y el norte de Estados Unidos impuso el desafío de trabajar en condiciones climáticas muy diferentes a las que predominan en Argentina.

mainero.nieve

Por caso, en Canadá el cabezal fabricado en Bell Ville (Córdoba) debió recolectar maíz en un lote cubierto de nieve.

El desempeño fue muy satisfactorio. A todos les sorprende su capacidad de cosechar en cualquier dirección y a cualquier distancia entre hileras, con gran adaptabilidad a las diferentes condiciones de piso”, destaca Juan Carlos Ruano, Gerente de Comercio Exterior de Mainero.

En 2015, Mainero envió 15 cabezales MDD-100 hacia América del Norte y para 2016 proyecta exportar 50 unidades. “Estamos por embarcar 27 equipos y seguimos recibiendo pedidos de Estados Unidos, Canadá, Rusia y Sudáfrica, además de los mercados latinoamericanos”, remarca Ruano.

Cabezal-Mainero-MDD-100-en-la-nieve-300x200

La principal innovación del cabezal MDD-100 es su capacidad para recolectar maíz en cualquier dirección y a cualquier distancia entre hileras.

Este punto es clave en mercados como el norteamericano, donde el maíz se siembra en múltiples configuraciones, que incluyen planteos en líneas regulares desde 40 a 100 cm entre hileras, más las modalidades de surcos gemelos o apareados.

La posibilidad de cosechar todas esas combinaciones con un mismo equipo resulta sencillamente revolucionario para esos mercados, máxime cuando ni siquiera hace falta seguir la dirección del sembrado.

Fuente: Maquinac

Deja un comentario