Cámara metalúrgica de Córdoba reclama cambios y pide una política casada con la ética

Su presidenta optó por un discurso que no abundara en el análisis y las opiniones sobre la coyuntura económica e interpeló al empresariado respecto de la capacidad de recuperar las gestiones que tienen como objetivo “el bien supremo de todos”.

Metalurgicos Brindis“Si hablara de coyuntura podría hablar de los costos laborales, de las altas cuotas de las ART, de los juicios laborales, de lo que cuesta generar un puesto de trabajo o del proyecto de ley antidespidos. Podía decirles que ése sería un nuevo cepo. ¿Quién se animará a tomar a un empleado cuando nos están cambiando las reglas de juego todo el tiempo? También podría hablar de los depósitos que se encuentran en paraísos fiscales… ¿Saben por qué existen los paraísos fiscales? Porque, como dijo un periodista, existen los infiernos fiscales, y estamos en uno de ellos. Podría hablar de otros temas de coyuntura pero elegí un tema más profundo que es el que puede generar una nueva política: la ética”, inició ayer Isabel Martínez, presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (Cimcc), la celebración por el 69º aniversario de la entidad sectorial.“Política y ética son una pareja que avanza hacia un fin: el bien supremo de todos. Cuando se divorcian, aparece la idea maquiavélica de la lucha por el poder y se corre el riesgo de que allí se quede”, advirtió.

Finalmente, consideró que “convendría reencaminar la política en base a los fundamentos de la ética”, e interpeló a los empresarios presentes: “¿Seremos capaces de recuperar el valor ético de la política?..”.

Proyecciones económicas
Invitado a disertar en el almuerzo realizado ayer en el Sheraton Hotel, el economista Sergio Galván, responsable de Comunicaciones Externas y Estudios Económicos del Banco Santander Río, se centró en mostrar la necesidad de que los empresarios no miren el corto plazo en materia económica sino más el mediano plazo.

“Argentina es un velero en el medio el mar sin viento de ningún tipo. Hay que remar”, advirtió a los empresarios al comenzar su disertación titulada “La oportunidad argentina en un contexto internacional menos favorable”.

En ese sentido, indicó que las previsiones del año pasado respecto del primer semestre de éste hacían referencia a una inflación en torno a 40% anual, un tipo de cambio que oscilaría en 15 pesos por dólar y una actividad económica con una recesión de entre uno y tres por ciento. “Para el segundo semestre de este año vemos una inflación que se va a ir desacelerando, un tipo de cambio que se va a mantener estable y una actividad económica que se va a ir recuperando levemente hacia finales de año”, agregó, y mostró las variables macroeconómicas que maneja la entidad financiera: la inflación mostró durante 2015 un incremento interanual de 28%, en tanto que las proyecciones para 2016 son de 33%. A su vez, para 2017 prevén una suba interanual de 20%, y para 2018 una de 12%.

“Argentina tiene posibilidades de crecimiento”, dijo, y agregó: “Muchos años se creció por debajo del potencial que observa el Banco Central y está en torno a 4%”.

Finalmente, afirmó: “La Argentina de los próximos tres años se llama inversión. El consumo va a acompañar pero no será la vedette como hasta el año pasado”. Y concluyó que la oferta global de fondos disponibles equivale a 21 veces el PBI de Latinoamérica.

 

fuente: Comercio y Justicia

Deja un comentario