CAMINOS Y SABORES CÓRDOBA, EXPRESIONES CULINARIAS EN TODOS LOS SENTIDOS

Las Cocinas Regionales de Caminos y Sabores Córdoba promete ser una explosión artístico-placentera pocas veces vista en el interior del país. Molecular, ancestral, hindú, jujeña, chic o cervecera, la gastronomía será puesta en escena a lo largo de 24 demostraciones. El lunes 29 será el día de las escuelas de cocina.

caminos y sabores 01

Descubrir ingredientes extraños, escuchar los consejos de un chef y luego probar su plato representativo de una tradición o una filosofía de vida. Repetir la experiencia durante los cuatro días de la feria. Así, la Cocina de Caminos y Sabores Córdoba será un evento dentro del evento.

Las sierras de Córdoba estarán en boca de todos de la mano de Sergio Arcuri, quién hará un queso camembert montado en pan de salvado y centeno tostado con oliva, almendras, miel. El aroma dulzón del pan contrastará con el gusto fuerte del queso, cuya crema láctea tibia se derretirá adentro junto al tomate. Seguirán las mollejas crocantes con salsa ácida, harina de garbanzos y un lomo de cerdo con salsa de zarzamoras como para despejar el horizonte estomacal.

No enfermarse o sanarse es el mantra de la cocina hindú Ayurveda, reconocida como una medicina por la Organización Mundial de la Salud. “Prescribe alimentos apropiados para cada uno”, explica Federico Bianchi, quien vivió un buen tiempo en la India y compartirá sus conocimientos con los visitantes de la feria. “La comida no viene en una bolsa sino que nace de la tierra; comer es distinto a alimentarse”, explicó en vísperas del evento.

65977_10152384839433705_4222763483402625344_n-150x150

Choripan molecular                                                                                             

Martín Paruccia, chef del restaurant Inocencio, en Jesús María, enseñará técnicas de cocina molecular. La misma se define como la utilización de la ciencia en la gastronomía. Mostrará cómo hacer helados de fernet con gaseosa usando nitrógeno líquido, así como geles de tomate y espuma de limón empleando otros trucos de alquimista. La principal atracción podría ser el “choripan molecular” con su merengue de chimichurri y su ensalada congelada: al morderlo, uno tira humo por la nariz.

caminos_apertura_Galeria

Placeres comechingones

Una posible recta final en el maratón gastronómico, entre múltiples opciones,  puede ser un viaje en el tiempo precolombino con una clase de cocina del pueblo comechingón, que habitaba en las sierras de Córdoba. Lucas Galán hará un marco teórico de la historia de los usos y costumbres de ese pueblo originario y luego preparará una bondiola de ciervo con quinoa y papas.

“Los comechingones comían carnes de guanaco y la cocinaban en ollas de barro”, contó Galán. También cultivaban quinoa y recolectaban las frutas de los árboles chañar, molle y tala, con los cuales hacían arrope, así como una bebida refrescante con baja graduación alcohólica, similar a la chicha”, reveló en la introducción a su presentación.

 

Deja un comentario