Centeno: el mejor cultivo de cobertura para el norte cordobés

Un informe realizado por el grupo “Río Seco” determinó que el centeno es la especie más apta para mejorar la cobertura en lotes de siembra directa del norte de la provincia.

centeno cultivo de cobertura 001

El Grupo “Río Seco” -integrado por los ingenieros agrónomos Pablo Solfonelli, Diego Carignano, Cintia Valenta y Sebastián Vicentini- junto a la empresa de semillas “Oscar Peman”, elaboraron recientemente un ensayo sobre cuáles son las especies de cobertura que mejor se adaptan en los lotes agrícolas del norte cordobés. De acuerdo a los primeros resultados obtenidos, el centeno es el cultivo que más conviene sembrar en la región, ubicándose por encima de la avena y el trigo.

El proyecto de investigación se inició en abril del año pasado, durante la pre-cosecha del maíz. El equipo técnico optó por una siembra aérea de las especies, en terrenos en su mayoría con cultivos gruesos todavía implantados. Las hectáreas puestas a prueba pertenecen a los campos “El Taco” y “La Aventura” y durante el momento de la siembra, estaban próximas a la rotación maíz-soja.

Tal como adelantamos, se concluyó que el centeno es la planta forrajera que más sirve como cobertura viva de invierno. A diferencia de otros cultivos como la avena y el trigo, dicha hierba aprovechó en mayor medida los excesos hídricos de otoño, mejorando la captación y la eficiencia en el uso del agua.

También se pudo constatar un mayor crecimiento en volumen y cobertura en el cultivo de centeno, luego de la cosecha del maíz y durante la etapa del pre-secado. La avena y el trigo, en cambio, no cubrieron los lotes con la misma fuerza e intensidad. Además, se observó una importante supresión de las malezaspor competencia, en el caso específico del centeno -siendo el secado más rápido que con la avena o el trigo-.

Las primeras reflexiones advierten así que el cultivo que más fácilmente se adapta a las condiciones climáticas y naturales del norte cordobés es el centeno. El mismo aporta calidad, cantidad y una mayor distribución de la cobertura, al mismo tiempo que su consumo de agua no es tan considerable como en el caso de las otras especies.

“El centeno cierra por todos lados. Por cómo nace, por su ciclo corto, por su sanidad y porque hace caña larga y rápido”, reflexiona Diego Carignano, uno de los impulsores de la investigación agronómica.

 

Qué son los cultivos de cobertura en pocas palabras

Los cultivos de cobertura son revestimientos vegetales que sirven para cubrir y conservar el suelo reduciendo su erosión, mejorando la infiltración y disminuyendo la evaporación. En el caso de nuestro país, las especies más utilizadas son la avena, el trigo y el centeno. En general, se acude a ellas durante la pre-cosecha de maíz o soja en los meses de marzo-abril.

Además de incrementar la fertilidad del suelo por el aporte de carbono, las coberturas vivas retienen el agua evitando escorrentías de lluvias, al mismo tiempo que controlan y reducen malezas, plagas y enfermedades.

En términos de productividad, mejoran la cobertura y materia orgánica de los lotes -que es fundamental en sistemas de siembra directa- y además controlan el crecimiento de malezas por el efecto de competencia y alelopatía que generan. En cuanto a sus aportes a la biodiversidad, disminuyen el uso de herbicidas y aportan materia orgánica al suelo.

 

* En la edición de marzo de la revista, mayores detalles técnicos y la entrevista completa a Pablo Solfonelli, uno de los responsables del grupo “Río Seco”.

Deja un comentario