Clima: La Niña pierde fuerza pero surgen nuevos riesgos

Ya se descartó que el fenómeno climático se exprese con intensidad, pero en algunas regiones se esperan pocas precipitaciones.

 Un informe realizado por el especialista en agroclimatología Eduardo Sierra indica que “la campaña 2016/2017 (julio de 2016 a junio de 2017) continuará exhibiendo una gama de rasgos contrapuestos, que surgirán de la puja entre el lento avance de La Niña, la acción residual de El Niño y la acción positiva del océano Atlántico, así como de varios factores secundarios, negativos y positivos, que contribuirán a esta compleja interacción.

 

Por un lado, se producirán cortas e intensas rachas de tormentas, que descargarán sus precipitaciones en forma muy despareja, con riesgo de tormentas severas, con granizo y vientos, terminando con entradas de aire polar, con riesgo de heladas tardías durante la primavera. No obstante, este último riesgo no será tan intenso como el que se daría si La Niña alcanzara su pleno desarrollo en tiempo y forma”.

 

El especialista remarca que además se observarán lapsos prolongados secos y calurosos,“cuya duración e intensidad irán acentuándose a medida que se acerque el verano”.

 

Sobre el sur de Córdoba, el norte de La Pampa, el sudoeste de Santa Fe y el noroeste de Buenos Aires se presentará el riesgo de que se desarrolle un área con precipitaciones bajo lo normal, que determinarán que el balance hídrico se torne negativo, limitando el potencial productivo de los cultivos y cortando la cadena forrajera.

 

“Por lo tanto, se trata de un escenario climático que, aunque mucho menos riguroso que un episodio típico de La Niña, presentará numerosos riesgos que irán presentándose a lo largo de su desarrollo, requiriéndose una cuidadosa planificación para enfrentarlos con éxito”, concluye la proyección climática

Ambito Financiero

Deja un comentario