Cultivos de cobertura: por qué son cada vez más importantes

 Los cultivos de cobertura constituyen un capítulo esencial en el ensamble de las técnicas agrícolas . Conviven perfectamente en los sistemas de producción actuales donde cumplen parte de los roles que aportaban las rotaciones con pasturas y gramíneas. Varias son la propiedades que se les atribuimos (más de 20 propiedades), que los ubican en el manejo integrado como una de las bases principales en el uso de las buenas prácticas agrícolas.

Está práctica que nos ocupa varía de acuerdo a la necesidad y su aporte depende mucho del “momento de quemado”, “apilamiento de tecnología” (fertilización, inoculación, etc), problema ambiental a remediar con la protección física, redistribución de nutrientes o descompactación. En rigor, ciertas premisas básicas se deben tener en cuenta:

El suelo debe tener un gran lapso de tiempo bajo el precepto de raíces vivas o sea, podemos cosechar un maíz en el mes de julio e inmediatamente utilizar un cultivar de avena de ciclo corto, que actué como cubierta vegetal durante dos meses y medio o directamente hacer siembras de avión al vuelo sobre canopeos de maíz en floración o llenado de granos o aún no trillados. El sistema no lo basamos en recetas, sino en el conocimiento y la definición del principal problema a resolver según el tipo de suelos, régimen de lluvias, temperaturas, etc.

Las fechas de siembra abarcan desde los meses de marzo teniendo como antecesor girasol (ideal a vicia por ciclo y por antecesor de maíz), centenos de ciclo largo para aquellos que destinen los lotes a soja o mezclas balanceadas (vicia villosa, tillage radish, triticale o melilotus con avena) con destino por ejemplo a maíces tardíos.

En suelos con limitantes naturales tipo Thaptos, en el oeste de Buenos Aires estamos evaluando ensayos a nivel de macro parcelas con el uso de brassicáceas con raíces napiformes, con objetivos de mejorar infiltración instantánea y básica, permeabilidad de los horizontes limitantes de estos suelos.

Con respecto al quemado de los cultivos de cobertura, como norma básica en las gramíneas se utiliza como ideal cuando empiezan a aparecer los estambres en el centeno, Para leguminosas aisladas cuando la vicia está en un 50% de floración, pero muchas veces y en función del efecto año y el momento de siembra, la definición de diferentes escenarios puede acortar o alargar estos conceptos. Para esto, se determina humedad al tacto hasta una profundidad de dos metros. Esta determinación y cuantificación del consumo de agua por parte de esta secuencia de cultivos tiene por objetivo, aunque no se logren los niveles de materia seca/ha como objetivo previo, disminuir el consumo de agua y posibilitando mayor aporte de nitratos para el cultivo sucesor en la rotación propuesta. En caso de eventos como los actuales (excesos hídricos asociados a la presencia de napas someras-napas en promedio en la región a 60 cm, el objetivo es el de drenaje biológico. Deprimiendo la napa o el frente de acenso de la napa posibilitamos una mejor condición hídrica o menor riesgo hídrico y por ende menor encharcamiento.

Si bien podemos aportar mayores volúmenes de rastrojo o cobertura es importante tener en cuenta que los niveles de nitrógeno en la secuencia van estar condicionados por la alta relación carbono/nitrógeno del rastrojo o cobertura o biomasa generadas durante 150 días.

Cubrir de verde nuestros suelos no se debe hacer bajo un contrato reglamentario, sino bajo la idea de un sistema sustentable.

Y sobre todo el definir el para qué, lo cual es la principal herramienta dentro de los escenarios agronómicos.

Un remedio para cada problema

La utilización de la cobertura verde es flexible según los beneficios que se persigan

Sueldo

Debe tener un gran lapso de tiempo bajo el precepto de raíces vivas. La cubierta vegetal es muy importante

Siembra

La fecha de siembra comienza en marzo con avenas, centenos o mezclas con leguminosas, como la vicia

Quemado

En gramíneas cuando comienzan a aparecer los estambres y para las leguminosas con 50% de floración

Carbono

Si bien se aportan mayores volúmenes de cobertura es importante tener en cuenta los niveles de N

Napa

Ayudan a deprimir las napas cuando se encuentran a poca profundidad y disminuyen el encharcamiento

fuente: La Nación / Campo / Gabriel Garnero asesor privado

Deja un comentario