Dejó de llover hace 12 días, pero el agua baja lento y deteriora la producción en Santa Fe

Los tamberos dicen que no tienen reservas para alimentar sus rodeos y ya producen un 20% menos; piden al Gobierno financiamiento

Las inundaciones deterioran la producción en Santa Fe foto: Archivo Emiliano Lasalvia / Enviado especial

Aunque hace 12 días que no llueve, la inundación sigue, principalmente en la zona centro-oeste de esta provincia, próxima al límite con Córdoba. Y los productores alertan que la lechería ya no puede enfrentar su presente. Los productores se quedaron “sin reservas, sin silos de maíz y tampoco pasturas” para alimentar sus rodeos.

Así, la producción de leche en Santa Fe disminuyó en dos millones de litros diarios, según comentó el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes. El empresario confirmó que la caída global ya es del orden del 20 por ciento.

“Tenemos serios problemas con las inundaciones, de muchísima gravedad. Los tambos están muy mal. Todavía hay mucha agua sobre el terreno y mucho cierre de instalaciones. Hoy se están produciendo dos millones de litros menos y hay una caída en la producción que ronda el 20 por ciento”, insistió Chemes.

El dirigente rural se explayó sobre la situación de incertidumbre que se vive en la zona, donde todavía no se ha podido tener una noción de la magnitud de los daños. “La primera salida a esto es que pase el tiempo, porque tiene que bajar el agua y ver qué quedó, pero al mismo tiempo necesitamos financiamiento de manera urgente a muy largo plazo y, si se puede, sin interés, ya que los productores hoy no están pudiendo producir. Asimismo, es necesario postergar lo más que se pueda los vencimientos bancarios e impositivos”, agregó.

Entretanto, productores afectados del departamento Castellanos volvieron a reunirse anteayer en la intersección de las rutas provinciales 70 y 13, jurisdicción de la localidad de Presidente Roca, donde evaluaron las gestiones realizadas ante el propio gobernador,Miguel Lifschitz .

Dijeron que hasta ahora lo único que se estaban haciendo eran obras de coyuntura, como destape de accesos y algunos puentes taponados, con el propósito de mejorar la transitabilidad desde y hacia los campos.

La asamblea conformó una comisión que gestionará la presencia de técnicos del Ministerio de Aguas con el objetivo de “elaborar un plan integral como región que aporte una solución amplia para evitar pasarse el agua de pueblo a pueblo”, afirmaron.

“Los puentes que se necesitan siguen siendo los mismos que cuarenta años atrás. Entonces todo eso hace que el agua no salga. Aparte hay un serio problema, que es que estamos recibiendo el agua de la provincia de Córdoba y eso está convirtiendo el departamento Castellanos en una laguna de retardo”, coincidieron varios oradores.

Con el agua al cuello

Impacto económico

Según el gobernador Miguel Lifschitz, las pérdidas que tiene que enfrentar la provincia como consecuencia de las inundaciones por las lluvias se estiman “entre 15.000 y 20.000 millones de pesos”.

La leche, muy complicada

De ese total, la lechería acumula perjuicios por $ 2400 millones de pesos.

Negocio en duda

“Los productores siguen trabajando a pérdida: se están cobrando en promedio 4,60 pesos [el litro], con pisos de 4,30 y un techo de 4,80, mientras que producir un litro cuesta entre 5,50 y 6 pesos, que es lo que nos tendrían que pagar”, dijo Jorge Chemes, vicepresidente de CRA.

 

LA NACION / CAMPO

Deja un comentario