DENUNCIAN INCUMPLIMIENTO EN PERMISO DE EXPORTACIÓN DE TRIGO.

El 16 de julio pasado, el ministro de Economía anunció la apertura para la exportación de 500.000 toneladas de trigo para productores del sur de Buenos Aires y La Pampa. Se trata de un volumen con baja proteína, sin demanda por parte de los molinos en el mercado interno y que no puede tener otra salida que la venta al exterior. Sin embargo, a casi un mes de la promesa, el anuncio de Kicillof quedó incumplido, ya que no se efectivizó, según denunciaron referentes del sector.

En enero pasado, luego de una reunión con la cúpula de la Federación Agraria Argentina (FAA), Kicillof había prometido que sólo se entregarían permisos de exportación a las empresas que pagaran el trigo sin descuentos a los productores. Nadie lo respetó. Los productores que llegaron a vender siguieron cobrando con quitas importantes. Ahora, la historia se repite con las 500.000 toneladas para el sur bonaerense y La Pampa.

014

Según Kicillof, la Secretaría de Comercio iba abrir un registro para los saldos exportables de los productores de esas regiones. Así, los exportadores podían ponerse en contacto directo con los productores y presentar en el momento de solicitar un permiso de embarque un certificado emitido por el registro de Comercio. “No se implementó nada y el productor sigue esperando y fundiéndose con el trigo en los bolsones“, se quejó Javier Buján, presidente de la Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales.

En el sur bonaerense hay decepción. “Ese cupo exportable no se efectivizó y tampoco hubo operaciones”, dijo Jorge Grimberg, secretario de la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca. Según el anuncio oficial, los embarques para las 500.000 toneladas debían realizarse en los puertos de Bahía Blanca o Quequén.

Grimberg alertó sobre otra complicación. Productores del extremo sur provincial que en los últimos años salieron del registro de granos por problemas climáticos hoy tienen trigo de muy baja proteína que tampoco lo pueden comercializar ya que se quedaron afuera del registro de granos, y volver a anotarse es engorroso.

El 28 de julio último, diez entidades, donde además de la Cámara Arbitral figuran entidades del campo, acopiadores, el Puerto Quequén y la Bolsa de Cereales, le enviaron una carta al secretario de Comercio, Augusto Costa. Allí le recordaron que el anuncio había generado “un efecto esperanzador” entre los productores ante la siembra del cereal, pero le advertían que la medida debía ponerse rápido en práctica.

“Resulta de suma importancia no demorar la puesta en marcha del anuncio por varias razones: la principal, no producir el desaliento sobre la expectativa que se ha planteado. Aún estamos en tiempos de siembra y todo lo que alienta sirve para que no decaiga más el área, y para aquellos que han sembrado que analicen la posibilidad de fertilizar más, mejorando de este modo la calidad de nuestra producción”, señalan las entidades en la carta a Costa, que también se remitió con copia al subsecretario de Comercio, Ariel Langer.

La misma industria molinera acompañó la propuesta de las entidades como muestra de que la liberación del saldo no generaría problemas en el mercado local. Las entidades que solicitaron la exportación ya realizaron el muestreo de más de 410.000 toneladas de trigo.

El Gobierno autorizó hasta el momento la exportación de la campaña 2014/2015 de 4,2 millones de toneladas de trigo. Se estima que queda por abrir la venta de un saldo de otros dos millones y que de ese volumen cerca de 1,5 millones tendría problemas de calidad.

Fuente: fyo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.