Dos cámaras internacionales alertan que podría caer la inversión en semillas por un proyecto oficial

La Federación Internacional de Semillas (ISF) y la Asociación de Semillas de las Américas (SAA) objetan, entre otros puntos, que se pongan plazos para el cobro de regalías en soja en la iniciativa del Poder Ejecutivo para modificar la actual ley

Resultado de imagen para Federación Internacional de Semillas

 La Federación Internacional de Semillas (ISF) y la Asociación de Semillas de las Américas (SAA) le enviaron en forma conjunta una carta al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, con críticas al proyecto que el Poder Ejecutivo envió al Congreso para modificar la ley de semillas.

En la ISF están agrupadas más de 7000 empresas de todo el mundo. Los cuestionamientos de la ISF y la SAA se centran sobre el plazo que el proyecto oficial concede a las empresas para cobrar un canon a los productores que hacen uso propio de su semilla.

Según la iniciativa del Gobierno, luego de la compra de la semilla de soja o trigo los productores, salvo los exceptuados, como quienes están en un registro de agricultura familiar o facturan menos de $ 1,8 millones, deberán pagar por el uso propio tres campañas más siempre que siembren por la superficie reservada en la compra. Al cuarto año no deberían pagar. Y si exceden la superficie inicial tendrá que pagar un diferencial.

Críticas internacionales al proyecto en semillas

Críticas internacionales al proyecto en semillas. 

Sin embargo, en la carta, enviada con copia al coordinador del Gabinete, Gustavo Lopetegui, las cámaras objetan que haya plazos.

“Nuestra principal preocupación es que la nueva ley requiere que los agricultores paguen regalías solo durante los primeros tres años”, dicen las cámaras empresarias. Para la industria, el plazo debería ser el que se concede cuando se otorga la protección a una variedad.

Además, la ISF y la SAA critican que se hayan incorporado en el proyecto oficial cláusulas de orden público que están por encima de cualquier contrato privado. En esta línea, dicen las cámaras, esas cláusulas “afectarán a todos los sistemas de regalías vigentes”. Incluyen en esta lista contratos que hacen las empresas para cultivos especiales como maíz flint (colorado), maíz pisingallo (pochoclo), girasol confitero y cebada cervecera.

Las entidades también objetan que la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) y la Cámara de Semilleristas de la Bolsa de Cereales (CSBC) “no han sido consultadas” por el Gobierno para los cambios en la ley.

Alertan que poniendo “un período restringido al cobro de regalías y cláusulas de orden público” en esta materia “disminuirá considerablemente el interés de las compañías semilleras en invertir en el país”.

La carta conjunta de la ISF y la SAA está firmada por Michael Keller, secretario de la ISF, y por Jorge Erro, presidente de la SAA.

Deja un comentario