Economías regionales: por qué otros países le ganan a la Argentina en China

Un informe del Ieral destaca que es baja la presencia argentina en ciertos productos frente a otros competidores.
 

 

En la actualidad, la Argentina captura sólo el 2% de las importaciones totales de China vinculadas a cítricos (fruta fresca, aceites, jugos). Pero Estados Unidos logra captar el 20%, Australia el 11% y Brasil el 8 por ciento.

 

En el caso de la cadena vitícola, (uva fresca, vino), la Unión Europea (vinos, Francia e Italia básicamente) tiene el 37% del mercado chino, Australia el 14% (uvas frescas y vinos), Chile el 13% (uvas frescas y vino), mientras que Argentina sólo el 0,5% (vinos). Finalmente, en infusiones, la Unión Europea tiene el 5% (té) y la Argentina sólo el 0,8 por ciento.

 

La demanda de la población china podría aumentar también para productos de economías regionales

La oportunidad de crecer en comercio con el gigante asiático también se abre para el agro no pampeano. Lo que se requiere seguramente es un enfoque de aproximación integral, una estrategia, donde se identifiquen claramente las preferencias del consumidor chino en las distintas categorías de productos y también las condiciones que ofrecen los competidores (calidad, precio, volúmenes, etcétera)”, señala el trabajo, realizado por Juan Manuel Garzón y Lucio Dipré.

 

Hoy, en el grupo de productos regionales solo para una cadena China es un destino relevante. Se trata de la Foresto-Industria, donde ese mercado representó el 22,4% de los envíos en 2017. Luego le sigue frutas finas con 5%, mientras que es más baja en el resto de los productos.

 

Todo esto contrasta con la situación para producciones del agro “pampeano“. Así, el mercado de China es muy relevante para los productos vinculados a la cadena aviar (36,8% en 2017), bovina (29,3%) y porcina (58,7%), aunque en este último caso los envíos son relativamente pequeños, señala el informe.

 

En tanto, cuando el mercado es “China Ampliada” (sumando países de la región), “se observan cambios importantes en tres cadenas de granos, la cadena de soja, la cadena de maíz y la cadena de trigo, que pasan a destinar el 20,9%, 20,3% y 17,1% a este mercado”, afirma el relevamiento del Ieral. Para la cadena del maní, China y “China Ampliada” significaron en lo que va del año el 12,6% y el 13,7% de los envíos totales, respectivamente.

 

De acuerdo al informe el hecho que China siga estando lejos para las producciones regionales pueden tener que ver con “múltiples causas”. Así, “algunas de estas pueden ser propias, vinculadas a condiciones inadecuadas en materia de calidad / precio de los productos locales (falta de adaptación del producto, costos altos, etc.), a la falta de escala para cubrir órdenes de volúmenes importantes particularmente en aquellas economías regionales donde la presencia PyME es importante, la ausencia de intensidad o profundidad de la política comercial para generar acuerdos que mejoren y faciliten condiciones de acceso (como si lo tienen otros países, en particular los de Oceanía), etc.; y también que debe haber razones ajenas, vinculadas por caso a las preferencias de los consumidores chinos/asiáticos (gustos por otros productos, una cultura diferente), a un nivel de ingresos todavía insuficiente para volcar la canasta hacia alimentos de alto valor relativo (una fruta de calidad, un vino fino embotellado, la miel natural, etc.), a una oferta local competitiva y suficiente para abastecer al propio mercado, restricciones de política comercial, que limitan el acceso de determinados productos importados, etcétera)”, destacó el informe.

 

La Nación

Deja un comentario