El agua ya cubre más de siete millones de hectáreas

Así surge de una imagen satelital en la pampa húmeda; una cooperativa agrícola estimó que se perderá 15% de la cosecha de soja.

En la pampa húmeda hay 7.122.018 de hectáreas inundadas, según surge del análisis de una imagen satelital que realizó un especialista en esta materia Pablo Ginestet, productor agropecuario y especialista en tecnologías de drones e imágenes satelitales, evaluó una imagen del satélite Terra anteayer. El área comprendida incluye la totalidad de las provincias de Córdoba y Entre Ríos, mientras que en Santa Fe se analizó desde el paralelo 29.5° S hacia abajo, ya que el norte provincial presentaba nubes al momento de la imagen.

Por otra parte, para Buenos Aires y La Pampa se analizó la situación al norte del paralelo 36°S. Según se desprende de ese trabajo, en total son 7.122.018 las hectáreas afectadas por las inundaciones. La provincia con la mayor superficie inundada es Santa Fe, con 3.263.465 de hectáreas. En segundo término se encuentra Entre Ríos, con 1.642.507, y en tercer lugar aparece Córdoba, con 1.509.997.

 

Entre las mayores productoras agrícolas Buenos Aires es la menos inundada: tiene 706.049 hectáreas en esa condición. “La situación es muy grave, sobre todo en el centro y norte de Santa Fe, que son los lugares más críticos“, explicó Ginestet, que por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se desempeña en la Comisión de Emergencia Agropecuaria a nivel nacional. Según el experto, en el área analizada, donde están 15 de los 20 millones de hectáreas que se siembran con soja en el país, hay situaciones “gravísimas, graves, leves y otras más leves”.

De acuerdo con un informe de Agricultores Federados Argentinos (AFA), una de las cooperativas agrícolas más grandes del país, las pérdidas se perfilan como más graves de lo estimado. Sus técnicos evaluaron lotes que se volvieron a cosechar tras el temporal de la primera quincena de abril y se encontraron con fuertes pérdidas. Según AFA, se perderán 8,7 millones de toneladas (casi 15% de la cosecha prevista) por más de $ 31.500 millones (más de US$ 2100 millones). Para esta cooperativa, con esa pérdida, la cosecha de soja será de 50,2 millones de toneladas. Carlos Grosso, de VMV Siembras, explicó que muchos lotes de los mejores campos de la zona núcleo, donde están las tierras más productivas, no podrán cosecharse.

Donde se aguardaban 4000 kilos por hectárea ahora no habrá nada. Además, serán muy fuertes las pérdidas donde se coseche. “Toda la región que soportó este temporal perdió en promedio, como mínimo, 30% de peso (el grano de soja), más calidad y más desgrane. Son muy pocos los cultivos que se ven bien y muchos los que están afectados hasta en un 100%”, señaló Grosso, que cree que en todo el país podrían perderse al menos 10 millones de toneladas.

En este contexto, se multiplican los pedidos de más ayuda. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, prometió ayer medidas “excepcionales”, en materia fiscal y crediticia, ya que reconoció que el dinero del fondo actual de emergencia agropecuaria, compuesto por $ 500 millones (ya se usaron unos $ 230 millones), no alcanza. Respecto del tema crediticio, el diputado nacional por Entre Ríos, Jorge D’Agostino (UCR), reclamó soluciones a las autoridades nacionales. El diputado, secretario general del bloque radical en la Cámara baja, le solicitó al presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, la reprogramación de los compromisos crediticios por casi $ 1000 millones que los productores entrerrianos afectados mantienen con la entidad financiera.

D’Agostino formuló el planteo a Melconian mediante una carta que entregó en su despacho. “El aparato productivo entrerriano y el tejido social están heridos de muerte por el agua. Reprogramar las deudas de casi $1000 millones con el banco a un plazo razonable no es la solución de fondo, pero sin dudas ayudará a que los productores se pongan de pie para reorganizarse tras la catástrofe”, expresó el diputado.

De acuerdo con un relevamiento del Consorcio de Experimentación Agrícola (CREA) La Paz, en el norte de Entre Ríos hay pérdidas totales de soja en 30% de la superficie, mientras que entre 50 y 60% de la superficie muestra pérdidas de calidad y rinde. También hay pérdidas en hacienda y arroz; roturas de represas y caminos que quedaron intransitables por semanas. Allí calculan en más de US$ 75 millones las pérdidas en soja.

fuente: La Nación

Deja un comentario