El campo pasó de las penurias por la sequía a los anegamientos

El exceso de agua afecta de lleno a los cultivos de soja sembrados en los últimos días

Un camión semisumergido al costado de la autopista Buenos Aires-Rosario, en San Nicolás

Una “bomba de agua” cayó sobre amplias zonas del sur de Santa Fe y del norte bonaerense, además de ciertas regiones del sudeste de Córdoba, y dejó miles de hectáreas anegadas. Esto afecta de lleno a cultivos de soja sembrados en los últimos diez días.

En algunas regiones, con las precipitaciones durante Navidad, se acumularon hasta 300 milímetros en menos de una semana. Entre otros registros, se destacan los 280 mm en Villa Cañás, los 260 mm en Hughes y los 300 mm en Wheelwright, en el sur de la provincia de Santa Fe. Además, hubo acumulados por encima de los 200 mm en Pergamino y 300 mm en Colón, en el norte bonaerense.

Las precipitaciones eran esperadas en zonas con cultivos de maíz que estaban estresados por la falta de agua y en las que también estaba sufriendo la soja sembrada. Ahora se pasó al escenario opuesto. “De la falta de agua ahora vuelve a dominar el paisaje de anegamientos. Las inundaciones volvieron a ganar los lotes de las zonas más afectadas, hay un grave riesgo para la continuidad de los cultivos si el agua no se desaloja completamente en los próximos días”, señaló la Bolsa de Comercio de Rosario.

En opinión del productor Alberto Marchionni, de la zona de Hughes, parte de lo llovido se infiltró por la necesidad de precipitaciones que tenían los suelos. Sin embargo, alertó que se abre un interrogante para las zonas anegadas.

“Al estar ahora los suelos totalmente saturados, con partes anegadas y las napas altas, si en el corto plazo tuviésemos otros fenómenos climáticos similares se agravaría mucho la situación”, remarcó. “Lo más afectado está en la soja de segunda [sembradas luego del trigo y apenas en crecimiento]“, agregó.

En la zona de Pergamino, en el norte bonaerense, también hay mucha soja de siembra tardía recién emergiendo que quedó tapada por el agua. “Es muy probable que haya problemas de anegamientos en aquellas zonas con 150 mm. La mayoría de la soja de segunda está recién sembrada y emergiendo. Ese estado es muy sensible al anegamiento, más en un año con problemas en calidad de semilla, por falta de vigor”, contó Julio Lieutier, asesor.

Para este especialista, “seguramente” va a haber pérdidas de superficie en esas siembras de segunda fecha para soja, aunque aclaró que “es muy difícil decir hoy cuánto”. También habrá problemas para el maíz implantado este mes.

En Córdoba, con lluvias de más de 220 milímetros en los últimos tres días en la zona de Marcos Juárez y volúmenes similares en Las Varillas y Las Varas, entre otros lugares, los productores advierten sobre problemas y vuelven a reclamar por la demora en las obras.

“Pasamos de un extremo a otro. Veníamos complicados por la sequía, pero ahora el exceso de agua trae nuevos problemas, no hay término medio”, dijo Hugo Biga, de la Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez. Allí alertan por demoras en el saneamiento del canal San Antonio, que al desbordarse afecta 400.000 hectáreas.

Sin lluvias en el sudeste

Mientras tanto, en el sudeste bonaerense, donde suelen sembrarse 1,6 millones de hectáreas de soja sobre un total nacional de casi 20 millones, las lluvias siguen sin cubrir toda la región. En la zona las precipitaciones fueron escasas y hay riesgo para la continuidad de la siembra de soja. “En las dos últimas lluvias el registro acumulado fue de los 5 mm hasta los 50 mm, presentándose situaciones muy dispares, con algo de humedad para sembrar hasta situaciones sin humedad para sembrar”, expresó Esteban Bilbao, asesor.

Deja un comentario