El Conicet y la Universidad de Córdoba lograron plantas resistentes a suelos salinos

Aunque los resultados se obtuvieron en laboratorio, podrían servir para mejorar la productividad de los cultivos. El avance lo realizaron investigadores del CONICET en la Universidad Nacional de Córdoba.

La salinidad de los suelos representa un problema para la producción agrícola, sin embargo, un grupo de científicos de Córdoba logró desarrollar  plantas que crecen en esas condiciones adversas.

Los investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) trabajaron con Arabidopsis thaliana, un modelo habitual en estudios de fisiología y genética vegetal que comparte genes con cultivos tan importantes como el maíz, la soja y el trigo. Y hallaron, por primera vez, que una sustancia llamada alantoína le confiere a las plantas tolerancia para crecer en suelos salinos.

Aunque es más conocida como cicatrizante natural en productos cosméticos, “la alantoína está relacionada con el transporte de nitrógeno dentro de la planta, un elemento químico crucial para su desarrollo”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir el doctor Marcelo Desimone, investigador del  Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (IMBIV), dependiente del CONICET y de la UNC.

Ahora, los científicos hallaron que la acumulación de esta sustancia tiene una función protectora para las plantas que crecen en suelos salinos.

En el modelo experimental, Desimone y su equipo pudieron identificar dos genes de importancia crucial para la regulación del proceso de acumulación de alantoina. Uno de ellos genera una proteína que degrada esa sustancia  en condiciones normales, pero se inactiva cuando la planta crece en suelo salino permitiendo así su acumulación. “El segundo produce una proteína esencial para la distribución de la alantoina desde la raíz hasta las hojas, donde cumpliría su función protectora”, explicó Desimone.

El trabajo fue publicado en la revista “Plant Molecular Biology”. Y, si bien es necesario seguir realizando más estudios, “pensamos que la manipulación de los genes mencionados en plantas de interés económico podría permitir la obtención de variedades cultivables en suelos salinos”, subrayó Desimone.

También son autores del estudio los doctores Carlos Ignacio Lescano, Carolina Martini, y Claudio Alejandro González, investigadores del IMBIV.

Deja un comentario