El empleo en el campo creció 3% durante 2016

La suba no alcanzó a compensar toda la baja de 2015

Resultado de imagen para trabajadores en el campo

Luego de una caída en 2015, el año pasado el empleo en el sector rural mostró una recuperación. La tendencia obedece a la reactivación en la mayoría de las actividades vinculadas con el campo.

Según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, entre enero y octubre de 2016, con los últimos datos disponibles, la ocupación analizada desestacionalizada, permanente, creció de 315.964 personas a 325.426, una suba de 9462 puestos de trabajo o su equivalente al tres por ciento.

Estos datos se refieren al empleo formal en los rubros de agricultura, ganadería, caza y silvicultura. Es actividad primaria como tal, no incluye el empleo en sectores de servicios del agro, empresas de maquinaria u agroquímicos u otras industrias manufactureras vinculadas. Y es con información sin considerar la estacionalidad, ya que el empleo puede variar si se consideran momentos de la cosecha. El campo, recuerdan en Trabajo, es un sector con un alto componente estacional, donde en los mismos meses del año el empleo puede crecer o caer por motivos estacionales.

Se estima que el empleo total es mayor considerando la informalidad, que, no obstante, aquí no se estima. El Gobierno cree que la informalidad todavía en este rubro es importante.

El dato de los primeros 10 meses de 2016 marca una mejora que se fue consolidando en la segunda parte del año. A modo de ejemplo, el empleo en el sector, entre septiembre y octubre, creció 1,4%, siempre en términos desestacionalizados, sumando así 4552 trabajadores.

Si se mira lo que ocurrió en 2015, la pérdida de puestos de trabajo en la actividad primaria fue constante. De esta manera, de los 330.629 empleos formales que había en enero de 2015, ese año cerró con un total de 317.287 trabajadores. Se perdieron, en el último año del kirchnerismo, 13.342 empleos.

Si bien la mejora de los primeros 10 meses de 2016 no logró recuperar todo lo perdido en 2015, va en la línea del crecimiento.

“Claramente en 2015 venía en baja y si no cambiaban las políticas para el sector, el empleo iba a seguir cayendo”, señaló a LA NACION José Anchorena, subsecretario de Política y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo de la Nación, en relación con las medidas que tomó el Gobierno para el campo, como el fin de las trabas para exportar y la rebaja de las retenciones.

El funcionario dice que se espera que el agro mantenga el aumento de la cantidad de puestos de trabajo por su reactivación. “Cuando uno va al interior, no son sólo esos casi 10.000 empleos, sino todo lo que se genera en otros sectores en trabajo adicional”, afirmó.

En concreto, el funcionario se refiere al efecto multiplicador en otras ramas, como los servicios y las industrias vinculadas con el campo, datos no obstante no medidos en esta serie porque se trata sólo de la actividad primaria.

“El sector agrícola está creciendo en empleo y tiene para crear más empleos”, apuntó el subsecretario de Política y Estudios Laborales de la cartera de Trabajo del gobierno nacional.

En opinión de Fernando Ravaglia, asesor en organización de recursos humanos para empresas del campo, la demanda por el empleo “empieza a reactivarse”, aunque a la vez reconoce los problemas para conseguir personal para vivir en el campo ya sea por cuestiones de acceso a la educación, salud, caminos o conectividad. “Hoy no se encuentra gente para trabajar en el campo”, es la frase que, según Ravaglia, escucha repetida de boca de productores.

Deja un comentario