El INTA mostró el know how de la siembra directa y maquinaria argentina en Sudáfrica

En el marco de la misión de internacionalización de la maquinaria agrícola argentina a través de un acuerdo conjunto entre varias instituciones de ambos países, un contingente de técnicos argentinos realizó un nuevo viaje a Sudáfrica para participar de la feria Nampo Harvest Day 2018 y realizar una jornada a campo para mostrar la tecnología de la siembra directa y la maquinaria argentina.

inta sudafrica

En el convenio que formaliza la misión argentina a Sudáfrica participan el INTA, la Cancillería Argentina, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, Grain South África, Fundación CIDETER, CAFMA, AFAMAC, Santa Fe Global (Agencia Santafesina de Inversiones), ProCórdoba, Exponenciar/Expoagro, y varias empresas nucleadas por CAFMA.

 La presencia de Argentina en la feria de maquinaria agrícola más importante de África

La Nampo Harvest Day es la exposición agropecuaria y agroindustrial a cielo abierto más importante de África Subsahariana, se realiza en la ciudad Bothaville en el centro del país, reúne a 500 expositores en una infraestructura de más de 50 años instalada en el medio del campo en Sudáfrica. Gracias al acuerdo interinstitucional, desde hace algunos Argentina participa con un pabellón institucional en donde muestra maquinaria y contenido técnico relacionado a la producción agropecuaria y la siembra directa.

inta sudafrica

La primer experiencia fue en 2007 con un stand institucional que ocupaba poco espacio y apenas mostraba la tecnología de la Siembra Directa, el Silo Bolsa y la máquinas precisas inteligentes de Agricultura de Precisión. Fue creciendo y en las siguientes ediciones se amplió y mejoró el espacio hasta llegar al actual Pabellón Argentino con edificio de 2 pisos, espacio institucional y de muestra estática.

En esta misión se destaca el trabajo conjunto de la Embajada Argentina en Sudáfrica junto a la Cancillería Argentina, que son responsables de la organización y el relacionamiento para que Argentina pueda mostrar la tecnología de un sistema agropecuario eficiente y  sustentable, como diferenciación de la oferta de máquinas. El INTA tiene un rol protagónico, llevando el know how tecnológico integral a todos los clientes de máquinas, agropartes e insumos argentinos.

El Ing. Agr. Juan Pablo Velez, técnico del INTA Manfredi que participa en la misión, puntualizó que “se concretaron 3 convenios consecutivos de 8 años (2010 al 2018) con la cooperativa organizadora de la expo Nampo, Grain South África – denominada Grain S.A.-, y una cooperativa de productores para realizar ensayos comparativos en campos experimentales en Sudáfrica entre los sistemas de siembra directa versus sistema tradicional de producción con labranza”. Con estos ensayos “se logró demostrar que el paquete tecnológico argentino incrementaba un 30% el rendimiento de maíz y un 15% de la soja, con un 24.5% de reducción de costo”, sumado al cuidado del suelo y del agua, explicó Vélez.

Esta demostración del INTA se convirtió en una propuesta de adopción irresistible del sistema de siembra directa con maquinaria argentina y desencadenó numerosas ventas de máquinas, especialmente sembradoras, cabezales maiceros y girasoleros, embolsadoras, extractoras, bolsas para almacenamiento de granos, fertilizadoras, estercoleras, tolvas, pulverizadoras de arrastre y autopropulsadas, agropartes. Además se lograron considerables trabajos y convenios con países africanos como Botsuana, Mozambique, Namibia, Zambia, Angola, y Etiopia, entre otros.

Por su parte, el Ing. Agr. Carlos Galarza, especialista de INTA Marcos Juárez, cuenta que a raíz de estas actividades técnicas, “muchos insumos como semillas e inoculantes de empresas argentinas fueron ganando espacio de mercado, como también plantas de silos, secadoras, plantas de prensado-extrusado de soja y de productos balanceados”.

Esta historia de trabajo conjunto en la misión a Sudáfrica fue apoyada y comprometida desde el comienzo por INTA, CAFMA y Fundación CIDETER, quienes firmaron los primeros convenios en los que luego se sumaron el Ministerio de Agroindustria de la Nación y los Ministerios de Agricultura de Córdoba y Santa Fe. También fue destacable el rol de empresas del sector como ExponenciAR-ExpoAgro que se colaboró en las relaciones Institucionales con la Expo Nampo.

inta sudafrica

El especialista de INTA, Mario Bragachini, valoró que como conclusión de este relacionamiento, “en 10 años se vendieron más de 180 sembradoras, 160 embolsadoras, más de 100 cabezales maiceros y 150 girasoleros, e igual cantidad de tolvas, gran cantidad de semillas e inoculantes y un buen resultado de penetración para las agropartes argentinas que se pueden ver en muchas máquinas sudafricanas”. En este gran trabajo de equipo fue importante el apoyo del banco privado ICBC.

“Como técnicos de INTA es un orgullo participar en estas misiones porque el organisdmo goza de mucho prestigio y reconocimiento por parte de lo público y privado de todo el continente africano y existe un gran campo de oportunidades de desarrollo argentino en todo el territorio subsahariano”, manifestó Bragachini. Y agregó el especialista: “Este trabajo tiene el objetivo de abrir puertas hacia las relaciones científicas, tecnológicas y de mercado agroindustriales y agroalimentarios”.

El Farmers Day, un día de campo africano pero con maquinaria argentina

En el marco del mismo objetivo de internacionalización de la maquinaria agrícola argentina, el 22 de mayo se realizó por segundo año consecutivo la 2ª Jornada a Campo de Siembra Directa Argentina en Sudáfrica, que denominaron localmente como Farmers Day. Se llevó a cabo durante todo el día en el campo de Vilhelm Erichsen, productor sudafricano, visionario y precursor en la adopción de Siembra Directa en una de las zonas más productivas de Sudáfrica, Middelburg

La jornada, en donde participaron activamente INTA, la Embajada Argentina en Sudáfrica, Cancillería, la Fundación CIDETER, CAFMA, AFAMAC, ProCórdoba, Santa Fe Global, Exponenciar-y Expoagro, entre otras empresas, tuvo una instancia de disertaciones y una parte de demostraciones a campo.

Erichsen fue el primero en hablar del sistema productivo argentino, aprovechando para alentar a los 70 productores presentes a iniciarse en la siembra directa enfocándose en lo beneficios ecológicos y económicos y a una apuesta para dejar a las próximas generaciones suelos productivos y no erosionados, problema que hace evidente en los lotes en los que se producen de manera tradicional, en los que remueven con púas subsoladoras de hasta 1,5 metros y posteriormente mueven el suelo utilizando implementos de profundidad y tractores de potencia extrema.

El discurso del productor sudafricano se refuerza con la realidad que se puede ver en su campo demostrador, que evidencia la importancia de la evolución en el manejo hacia una mayor captura de radiación solar y agua en el suelo. Vilhelm destaca que no es un proceso rápido, que se debe “hacer un cambio en la manera de pensar y que la siembra directa definitivamente mejora la calidad de suelo y lo preserva”. Y remata Erichsen: “Una vez que se comienza se debe creer en el sistema y mantenerse, aunque lo resultados en un principio no sean muy diferentes, lo revolucionario viene después”.

En su presentación Erichsen explicó que por medio del manejo de control de malezas en soja, elección de variedades, fertilización, encalado, calidad de siembra, logró reducir el impacto de la Sclerotinia, pasando de obtener soja de 2.2 t/ha a 4.2 t/ha, ambos rendimientos fueron acompañados por maíces de 9,5 t/ha, lo que deja en evidencia de que la mejora en rendimiento en soja fue por manejo, con un importante respaldo por parte del INTA con asistencia in situ y soporte a distancia de sus técnicos.

El productor mencionó también el ahorro medido en KW/ha. Logró cuantificar cerca del 58% de ahorro en potencia utilizada al pasar de labranza convencional a siembra directa,  con un impacto directo en la rentabilidad de la producción. Y finalmente invitó a todos “los que se quieran mantener en la actividad agrícola a adoptar la siembra directa ya que de eso dependerá permanecer en la actividad”.

Tabla comparativa de potencia requerida para Siembra Directa (No Till) y sistema de labranza convencional de una campaña, presentada por Erichsen en su disertación.

Posteriormente fue el turno de la disertación de Mario Bragachini que habló sobre maquinaria agrícola argentina y la tendencia a nivel mundial tanto en mecanización como en agricultura de precisión, haciendo foco en los beneficios de la maquinaria agrícola para con el suelo y la importancia de mantener la cobertura y la estructura de los suelos intactos y los cuidados que se deben tener para no destruir lo que con la siembra directa lleva años de alcanzar (mejora de la estructura y materiaorgánica en los primeros 5 cm del suelo fundamental para mejorar la infiltración del agua de lluvia y el intercambio gaseoso y la actividad biológica del suelo y por ende su productividad).

Por su parte, el ingeniero agrónomo Carlos Galarza, experto de INTA Marcos Juárez, se explayó en temas más relacionados con la estructura de los suelos, la microbiología y su relación con el balance Carbono Nitrógeno y explicó cómo lograr un buen equilibrio a través de las rotaciones con cultivos estivales e invernales y con una correcta fertilización balanceada y la utilización de cultivos de cobertura.

En la parte de las demostraciones a campo el protagonismo lo tuvo una calicata, en donde se pudo observar las potencialidades y limitaciones de un suelo en particular, y de cómo a pesar de la alta proporción de rocas en el perfil la raíz pudieron explorar hasta 2 metros de profundidad. Esto fue muy importante porque la creencia es que en los lotes con piedra no se puede llevar adelante la siembra directa y para este lote que todavía tenía maíz en pie, se estimaba un rinde de unas 7 t/ha.

Posteriormente se llevó a cabo la demostración de la infiltración diferencial mediante el simulador de lluvia en donde Juan Pablo Vélez, especialista de INTA Manfredi, explicó sobre los beneficios de la mantención de los residuos de cultivo para prevenir en este caso en particular la erosión hídrica, y acumular más agua en el perfil en siembra directa comparado con el suelo movido. El simulador de lluvia es elocuente y dejó a todos los presentes con la sensación de lo catastrófico que puede ser la erosión en los suelos. También demuestra la fragilidad que son ante el efecto de la labranza y muestran cómo a lo largo de un año se puede destruir lo que la naturaleza tardó siglos en crear. En esta demostración, la diferencia en infiltración y erosión fue contundente.

Fuente: INTA

 

Deja un comentario