El Pincha le dio otro golpe a River

Milito encontró el mix entre intensidad y buen juego. De esta manera, Estudiantes venció en un gran segundo tiempo al Millo por 2 a 1 en La Plata. El partido fue emotivo y entretenido, donde se crearon muchos espacios para que ambos atacaran, pero el local fue el mejor. Lucho González abrió la cuenta para la visita con un golazo y Cerutti le respondió cuando River estaba mejor. Minutos más tarde, Seba Domínguez decretó la victoria de los platenses.   FOTO-GOL-2-18-264x148

Un primer tiempo de dientes apretados y muy táctico donde la diferencia la marcó la jerarquía individual de Luis González.

Estudiantes presionó bien arriba, pero aguantó 20 minutos y luego River lo equilibró. El local lo hizo todo con mucho esfuerzo, pero los de Marcelo Gallardo, por su mejor calidad individual insinuaban algo más.

Pocas situaciones para contabilizar. A los 4 minutos probó Gastón Fernández con un débil remate. A los 9 hizo lo mismo Gonzalo Martínez, pero ninguno llegaba para exigir a los arqueros. 

A los 23 minutos hubo una buena proyección de Camilo Mayada, centro atrás y sacó Israel Damonte. A los 30 existió una buena combinación de Fernández con Eduardo Jara y el colombiano Eder Alvarez Balanta se anticipó en el rechazo. 

Hasta que a los 38 minutos tocaron Tabaré Viudez con Martínez, centro cruzado, González dominó y de aire metió un zurdazo alto, imposible de atajar para Hilario Navarro.

Luego lo tuvo Diego Mendoza tras un centro de Ezequiel Cerutti, pero no pudo definir.

El segundo tiempo pareció arrancar igual, con River como ministro plenipotenciario del juego, pero le duró apenas 10 minutos, más precisamente hasta que una buena jugada colectiva de los platenses la cerró Cerutti con otro golazo muy similar al de “Lucho” González, pero desde el lado opuesto del área grande riverplatense.

A partir de ese tanto, que llegó casi simultáneamente con el bajón de los visitantes, Estudiantes pasó a tomar el orden resolutivo del partido, porque advirtió que su adversario no estaba entero y a los locales les “sobraban” piernas y ganas.

Por eso el “Pincha” fue por todo, una postura que, con más o con menos, es potestad de su entrenador, Gabriel Milito, algo históricamente atípico para la sintonía fina estudiantil.
Y 10 minutos después de la primera conquista llegó la segunda, cuando Sebastián Domínguez fue al área de River para buscar un tiro libre de Cerutti y empalmó de derecha un balón que se metió abajo, contra el palo izquierdo de Marcelo Barovero.

A partir de entonces el albirrojo bonaerense fue más dueño de casa que nunca en el Ciudad de La Plata y pasó a hegemoniozar definitivamente las acciones, mientras River parecía estar nocaut de pie, aún cuando Gallardo reservó a Gabriel Mercado y Leonardo Ponzio.

Pero con esto no alcanzó, porque así como ocurrió una semana atrás en el Monumental ante San Martín, de San Juan, esta noche nuevamente River pagó el precio del cansador viaje a Japón, una segunda cuota que lo alejó aún más de la lucha por los primeros lugares del campeonato. 

Fuente: Télam

Deja un comentario