FAA le reclamó a la AFIP: “Ganancias es un impuesto totalmente perjudicial”

La entidad dijo que el tributo “obliga al productor a pagarlo sin tener la seguridad de que podrá levantar la cosecha”. “Solamente en Buenos Aires la superficie afectada por exceso de agua ronda las 5.5 Mha”, indicó.

FAA le reclamó a la AFIP: “Ganancias es un impuesto totalmente perjudicial”

Federación Agraria Argentina (FAA) expresó su “profunda preocupación” ante la “gravísima situación” que atraviesan cientos de miles de productores agropecuarios afectados por las inundaciones, e informó que “continúan las gestiones ante gobiernos municipales, provinciales, nacional, y organismos estatales a los efectos de llegar en tiempo y forma con la asistencia a los productores que más lo necesitan”.

“Es necesario que la AFIP se pronuncie en favor de los productores en tema de anticipo de Ganancias. Este impuesto es totalmente perjudicial ya que obliga al productor a pagarlo sin tener la seguridad que podrá levantar la cosecha y el gobierno termina trabajando seis meses con la plata que el productor no debería haber pagado”, sostuvo la entidad federada en un comunicado.

En tanto, el secretario gremial de la entidad, Orlando Marino, señaló que “la situación de las inundaciones es realmente preocupante y ésta no desaparecerá cuando baje el agua. El aumento de las napas freáticas como consecuencia de las últimas inundaciones que nos vienen azotando año tras año, dejaron suelos saturados, con falta de piso y caminos anegados. A ello se suma la complicación de siembra de cosecha gruesa para la próxima campaña”.

“Las peores horas se están viviendo en los 29 partidos de la provincia de Buenos Aires y en los 14 departamentos de La Pampa que se encuentran afectados por exceso hídrico. La gran mayoría venía de arrastre y volvieron a recibir copiosas lluvias este fin de semana”, afirmó Marino.

En ese sentido, remarcó que la zona de sur de Córdoba está “realmente muy complicada” y señaló que “si bien no llovió mucho estos últimos días, nuestros representados están cada día y noche rogando que no llueva porque saben que no lo podrán resistir sus suelos con napas sobresaturadas”.

“El Gobierno Nacional debe comenzar a trabajar para buscar el salvataje de los pequeños y medianos productores. No queda más tiempo, la emergencia de nuestros representados no puede ser vista en función del impacto en las arcas de la economía nacional, lo que realmente está en juego es la continuidad productiva de cientos de productores que corren serio riesgo de abandonar su actividad. Estamos en las puertas de superar los números de exclusión de la década de los ‘90 o de la última década, con solo un dato muy significativo: éstos que dejarán su campo por falta de oportunidades, son los que en su gran mayoría depositaron su último suspiro de esperanza en las urnas del 2015 en favor de esta administración”, declaró el dirigente rural.

Según el relevamiento del departamento gremial de FAA, solamente en Buenos Aires la superficie afectada por exceso de agua ronda las 5.5 millones de hectáreas.

De acuerdo a los datos de referentes federados en cada territorio, en las localidades de Gral. Villegas, Coronel Pringles, Pehuajó, Carlos Tejedor, Bahía Blanca, Olavarría, Gral. Lamadrid y Gral. Alvear la superficie anegada supera el 30%. En Púan, Saliquello, Carlos Casares y Adolfo Alsina, Rauch, Maipu y Gral. Guido la superficie afectada supera el 40%. Mientras que hay zonas en donde lamentablemente se superan 60% como Bolívar, Pila, Ayacucho, Saladillo, Coronel Dorrego, Trenque Lauquen, Guaminí y Coronel Suárez.

En cuanto al tema ganadero, FAA dijo que “es complejo”, ya que “las vacas están pariendo en el agua y como consecuencia tenemos una gran mortandad de terneros”.

“Las copiosas lluvias van a complicar el normal desarrollo de cosecha fina (trigo, cebada, avena), así como también la aparición de enfermedades en los cultivos por exceso de humedad y altas temperaturas. La falta de caminos y la imposibilidad de tránsito de los productores, está provocando que no se terminen varias tareas agrícolas como, por ejemplo, la fertilización”, siguió.

Con respecto a la situación en La Pampa, el vicepresidente primero, Ariel Toselli, indicó que la provincia tiene casi 2 millones de hectáreas bajo agua, lo que implicaría unos 2.500 millones de pesos de pérdida económica.

“Debemos destacar que esa cantidad de hectáreas no podrán sembrar la cosecha gruesa sumado a que el trigo tampoco se hizo”, explicó Toselli. “En problema ganadero en La Pampa comenzó en 2016 con el exilio de animales. La situación actual terminaría de dar el toque final para los esfuerzos que venían realizando los productores”, cerró.

 

INFOCAMPO

 

 

Deja un comentario