Grupos CREA: El impacto del acuerdo con el FMI en el agro

El acuerdo contempla la posibilidad de “extender el período de implementación” de compromisos asumidos en términos de política tributaria.

soja

En el memorándum que el gobierno argentino presentó al Fondo Monetario Internacional (FMI) para establecer los compromisos de políticas públicas necesarios para recibir una ayuda financiera de hasta 50.000 millones de dólares, se indica expresamente que se mantiene el “compromiso de reducir y eliminar los impuestos distorsivos en línea con la reforma tributaria aprobada hacia finales de 2017”, pero también menciona que “podríamos extender el período de implementación de algunas de estas modificaciones si fuera necesario para alcanzar nuestras metas fiscales”.

Así, la prioridad del gobierno parece pasar por la reducción del déficit fiscal orientando, por lo tanto, las acciones e instrumentos de política fiscal en general y la reforma tributaria en particular al cumplimiento de este objetivo.

El memorándum también compromete un recorte del gasto público equivalente a un 3,7% del PBI en los próximos tres años, la mayor parte del cual se hará disminuyendo inversiones en obra pública, aunque, según consta en el documento, se dará prioridad a aquellas obras que mejoren la competitividad. También seguirán reduciéndose los subsidios aplicados al sector energético y de transporte.

De efectuarse tales planes, el gasto publico ascendería a fines de 2020 a 19,1% del PBI, el menor tamaño del estado nacional desde 2008”, explica el informe desarrollado por el área de Investigación y Desarrollo de CREA.

El acuerdo además limita la capacidad de intervención del banco Central (BCRA), ya que el gobierno nacional se compromete a absorber las presiones cambiarias dejando que el peso se deprecie (o que “suba” el dólar).

Para garantizar eso se estableció un “piso” para las reservas internacionales, el cual, precisamente, está diseñado para impedir que el BCRA venda reservas con el propósito de reducir el tipo de cambio.

También se acota el margen del Banco Nación para intervenir en el mercado cambiario al establecer un sistema de subastas que acota la posibilidad de vender por arriba o por debajo del precio de mercado.

La significativa “suba” del dólar registrada en las últimas semanas, si bien mejorará –al menos en el corto plazo– la competitividad cambiaria de los sectores exportadores, trajo aparejada una aceleración de la inflación y, asociado a ella, un deterioro del poder adquisitivo de la población, lo que podría repercutir en aquellos rubros agroindustriales cuya demanda se concentra en el mercado interno.

Fuente: CREA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.