INTA Jesús María brindó informe sobre Ensayos de Cultivos de Maíz en el Norte.

El presente informe elaborado por técnicos de INTA Jesús María, tiene por finalidad brindar información actualizada del estado de los ensayos de maíz de la Unidad Experimental Cañada de Luque, para ser utilizada como una herramienta más de referencia y toma de decisiones para técnicos y productores, que sumada a otras fuentes de información regional, sirva para elaborar un panorama general del estado del cultivo de maíz.

maiz

En los departamentos Totoral y Colón, la superficie de siembra por cultivo en esta campaña 2018 es aproximadamente 50% de soja, 45% maíz y 5% de sorgo, con un 10% del maíz sembrado temprano a principio de octubre, pero con alto porcentaje de maíz sembrado en la primera quincena de enero, más tarde que lo habitual en la región, que suele ser última quincena de diciembre. El día 29 de diciembre de 2017 se realizó en cercanías de Cañada de Luque, Córdoba, la siembra del ensayo el cual consiste en evaluar algunos de los híbridos comerciales de maíz más con mayor preponderancia en la región centro norte de Córdoba, bajo distintas prácticas de manejo agronómico: densidad de siembra, fertilización, aplicación de fungicida.

El cultivo antecesor es garbanzo y la humedad a la siembra fue escasa. Las densidades de siembra a evaluar son dos: una más conservadora, 55000 pl/ha, y una considerada alta, 75000 pl/ha, sin llegar a ser esta excesivamente alta debido a las condiciones climáticas actuales y pronósticos de año “niña”. El hecho de evaluar una densidad mayor a la habitual para la zona, está en consonancia con las investigaciones llevadas adelante por la Dra. Claudia Vega (INTA). Los niveles de fertilización a evaluar son 0 kg/ha y 230 kg/ha (130 kg/ha urea + 100 kg/ha MAP). Con respecto al manejo sanitario, se evaluarán dos niveles de control, con y sin aplicación de fungicida. La aplicación se realizará en las parcelas correspondientes cuando el promedio de los híbridos esté en estado fenológico V9. Como preemergente se aplicó nicosulfuron 63 gr + sulfato de amonio 2 lts + lambdacialotrina 200 cc + aceite vegetal 800 cc. La superficie total del ensayo es de 3 hectáreas. Intervinieron en la siembra técnicos de INTA Jesús María, técnicos y personal de campo de CooPaz Cañada de Luque y colaboró también una representante de CREA. Desde la siembra al 25 de enero la precipitación acumulada es de 91,7 mm.

Al día 25 de enero el ensayo se encuentra en estado fenológico promedio V5 y en excelentes condiciones sanitarias. La totalidad de los híbridos presentan en algunas plantas unas pocas manchas de “lunar blanco”, como habitualmente sucede en las últimas campañas, sin síntomas visibles de estrés, con daño variable de gusano cogollero (Spodoptera frugiperda). Respecto a esto último la incidencia varía de 0% al 75% dependiendo del híbrido y su evento. El nivel de daño, tomando como referencia la escala de “Davis”, se corresponde con un daño medio (Galli, et al., 2015), con valores promedios 5-6, donde se presentan “agujeros de diferentes tamaños, daño en el cogollo visible con signos de poca cantidad de heces de consistencia blanda (todavía no es tapón tipo aserrín). Se pierde eficacia en el control por encontrarse las larvas dentro del cogollo. Sin embargo, un porcentaje de las mismas presentan cierta movilidad nocturna pudiendo ser alcanzadas por el insecticida aplicado. Larvas de estadíos L4 y L5” (Manejo de Gusano Cogollero, Pioneer).

Deja un comentario