INTA recomienda preservar sanidad de ganadería en zonas inundadas.

En los últimos meses se registraron precipitaciones superiores a lo normal en el noreste argentino, principalmente al norte de Entre Ríos y centro-norte de Santa Fe, como así también en Córdoba y parte de Buenos Aires, con consecuentes anegamientos, tanto en el continente como en la zona ribereña, por la crecida de ríos y arroyos.

ganado.inundado

Este contexto de exceso hídrico predispone a los animales a contraer enfermedades, por lo que el INTA brinda una serie de recomendaciones sanitarias. Este fué uno de los temas destacados tratados en La Nación ganadera, realizada en la semana anterior en la Estación Balcarce del INTA, en la ruta 266, km 62,5, del 4 al 7 de mayo. De acuerdo con Sergio Crudeli –especialista del INTA Reconquista, Santa Fe–, “épocas de cuantiosas precipitaciones como las que se registran en los últimos meses en la región provocan en los animales un estado de estrés que los predispone a contraer enfermedades que en otras condiciones no ocurrirían”. Es que producto de los anegamientos, se reduce el campo de pastoreo y, en consecuencia disminuye la disponibilidad de alimento, lo que puede provocar una deficiencia nutricional y una caída de su inmunidad natural. Además, los animales son expuestos al hacinamiento, lo que empeora aún más la situación. “Así, aumenta la posibilidad de que agentes patógenos, que normalmente no afectan la salud de los animales, se exacerben y provoquen enfermedades”, explicó el técnico de Santa Fe.  De allí que el especialista considere “fundamental” proteger y reforzar la sanidad del rodeo, según la categoría animal y, en este caso, diferenció entre terneros y adultos. Ante la contingencia, el técnico llamó a los productores a “estar más atentos que nunca” y agregó: “Es importante realizar recorridas diarias por los potreros, prestar mayor atención a terneros y recría y, ante la menor sospecha de cambio de actitud o de condición corporal deben realizar de manera urgente una detección temprana de afecciones en el rodeo”. Si fuese posible, Crudeli aconsejó destinar un potrero cerca de la casa como lazareto (establecimiento sanitario para aislar a los infectados o sospechosos de enfermedades contagiosas) para poder estar más atentos a ellos y realizarles las curaciones, si fuese necesario. -

Y, en todos los casos, realizar la consulta al profesional veterinario de confianza, para su evaluación y diagnóstico. - 

Fuente: INTA Balcarce

Deja un comentario