Jesús María: EN EL FESTIVAL LAS HELADERAS PAGARÁN Y LA ENTRADA AUMENTÓ UN 30%

La confirmación la hizo Víctor Ramallo, Secretario de Administración y finanzas del festival de Doma Y Folclore. “Todo conservadora que ingrese al anfiteatro pagará entrada. El objetivo es liberar las tribunas altas

descarga

 

Secretario de Administración y Finanzas del Festival de Doma y Folclore de Jesús María confirmó que en la edición 50º se cobrará por el ingreso con las famosas conservadoras, clásica compañía del público familiar que acude al evento cada año.

Ya se había tomado la iniciativa de impedir el ingreso con reposeras y sillas plegables que la gente ubicaba sobre el anillo de la zona popular ahora se toma la iniciativa de facturar por los accesos con heladeras portátiles.

Según Víctor Ramallo, la medida se ajusta a la necesidad de disminuir la cantidad de conservadoras en el predio las que quitan mucho espacio.

A la vez se tomó la decisión de liberar las plateas altas en tribunas para que la gente las use como populares.

aIMG_2045

Sobre el costo de las entradas

 

Víctor Ramallo adelantó que los precios no están definidos debido a que aun no se conozca la grilla artística ni los gastos que dichas  contrataciones implicarán, sin embargo aseguró que las entradas costarán entre un 30 ó 35 % más que en la edición 49ª.

Las pretensiones de los artistas se han incrementado entre 30 y 40 % y los costos fijos se incrementaron en igual medida.

03_Jan_2014_21_26_05_reposeras_jesus_maria_0

El presidente de la Comisión Directiva del Festival Nacional de Doma y Folklore, Hugo Baldo, confirmó que a partir de la próxima edición se cobrará el precio de una entrada general por cada conservadora que la gente quiera ingresar al anfiteatro José Hernández.
Las personas que asisten a la fiesta gaucha con estos recipientes llenos de comida y algunas bebidas para pasar la noche son una postal típica.
El impacto en la reducción del espacio es altamente significativo, por lo que la Comisión Directiva tomó la decisión de cobrar por esos lugares que son destinados a las conservadoras.
Muchas de estas “heladeritas” son de gran tamaño y llegan a ocupar hasta dos “butacas”, por lo que una buena parte del público termina quedando de pie.
Baldo precisó que “si vienen tres personas y una conservadora, pagan cuatro entradas” generales.
Así se intentará desalentar el ingreso al Festival con este tipo de recipientes, pero es difícil saber si la medida tendrá el efecto esperado.
Esto debiera corresponderse con una reducción en el precio de venta de las bebidas y comidas en el interior del anfiteatro, que permita compensar y favorecer el bolsillo del públco.
Las encuestas que realiza la Comisión Directiva marcan que el 70 por ciento del público que ingresa al anfiteatro lo hace con la conservadora en la mano.
Por otra parte, en la edición pasada hubo muchas quejas por las demoras y los inconvenientes que se generaban a la hora de adquirir las plateas altas, lo que derivaba en un largo derrotero para quienes querían disfrutar del espectáculo.
Esto también fue uno de los motivos por los cuales se tomó la decisión de liberar el ingreso a estos sectores preferenciales.
Además, la logística de este sistema de plateas requería de 35 colaboradores por noche, que de ahora en adelante no serán necesarios.
Con esta medida, el Festival recortará 350 entradas gratuitas y la misma cantidad de “vales” de comida.
Esta medida se suma a lo que ocurrió el año pasado, donde quedó expresamente prohibido el ingreso al predio con reposeras “por cuestiones de seguridad”.
fuente: EL DESPERTADOR / PORTAL RADIO JESUS MARIA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.