La AFIP crea un registro para combatir la evasión

Se omitieron impuestos por $ 153 millones; hay otra investigación por $ 500 millones

La AFIP le puso la lupa a la evasión en la cadena de la carne y parece decidida a frenarla. Entre enero y abril pasados, luego de inspecciones, el organismo que conduce Alberto Abad encontró 59 casos donde se evadió el pago de impuestos, básicamente IVA y Ganancias, por $ 153 millones. Además, observó numerosas irregularidades en materia de seguridad social. En tanto, tiene investigaciones en curso, haciendo un cruce de datos con otros organismos públicos, como Agroindustria y el Senasa, por ventas omitidas de matarifes responsables inscriptos en IVA por 500 millones de pesos.

Ayer el organismo recaudador publicó en el Boletín Oficial la resolución 3873, que crea el “Registro Fiscal de Operadores de la Cadena de Producción y Comercialización de Haciendas y Carnes Bovinas y Bubalina”. De manera similar al registro de granos, el nuevo registro para carnes busca tener un control de los diferentes actores. En rigor, apunta a productores, consignatarios, frigoríficos, matarifes y mercados concentradores y ferias. “Luego del diagnóstico [por las fiscalizaciones] y reuniones con cámaras preocupadas por la competencia desleal, además de la evasión, decidimos implementar medidas sistémicas para conocer mejor a los integrantes del sector”, contó una fuente de la AFIP sobre este registro. La fuente adelantó que “en el futuro”, probablemente antes de fines de este año, habrá más medidas, como las liquidaciones de compras de hacienda a productores o compraventas de consignatarios sean electrónicas.

 

El nuevo sistema, al que se accederá con CUIT, manteniendo el domicilio fiscal electrónico actualizado, con el alta en los impuestos y las declaraciones juradas presentadas, entre otros requisitos, es optativo. No obstante, tiene elementos, por el lado de los pagos a cuenta y retenciones, que hacen que a los operadores les convenga estar en él antes que quedarse afuera.

“El beneficio es que los que estén inscriptos en el registro tengan menores retenciones, pagos a cuenta y percepciones que si no lo están. Si bien es optativo inscribirse, se van a ver obligados por una cuestión financiera. A modo de ejemplo, si un establecimiento faenador compra hacienda directa al productor con destino a faena, el pago a cuenta de IVA si se encuentra inscripto es de $ 45 por cabeza. En cambio, si no está inscripto o si está excluido o suspendido el pago a cuenta será de $ 70 por cabeza”, explicó Alejandro Larroudé, de la consultora Barrero & Larroudé. Otro ejemplo: si la compra se hace vía un consignatario se abonará un pago a cuenta de IVA de $ 30 por cabeza si se está en el registro o $ 40 por cabeza si no se encuentra anotado. Antes de este registro el pago a cuenta para este caso era de $ 5 por cabeza.

 

Mientras tanto, no se hará retención de IVA por la venta de hacienda a quien se encuentre en el registro y sí se aplicará un 5%, casi la mitad del actual IVA del 10,5%, a quien no figure registrado.

La creación del registro generó apoyos y críticas. “Si bien es un aumento de la carga de requisitos para la industria, apunta a mejorar a blanquear a la cadena y eso es positivo”, destacó Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra). Schiariti indicó que pese a los pagos a cuenta “la carga fiscal será la misma y se podrán deducir de IVA y Ganancias”.

 

“El registro tendrá como objetivo realizar una especie de trazabilidad fiscal”, analizó Víctor Tonelli, consultor. En cambio, Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), se opuso a la medida. “Estamos en contra; somos el único sector de la economía que tiene percepciones de impuestos”, dijo Chiesa, que señaló que le mandó una carta a Abad invitándolo a hablar en CRA.

Según la norma, quienes no tengan una “correcta conducta fiscal” podrán ser suspendidos y luego excluidos. “No estoy en contra, pero sí de que puedan ser excluidos o suspendidos si hay motivos menores o aspectos subjetivos”, alertó Santiago Saenz Valiente, contador.

En AFIP sostienen que alguien suspendido va a tener 60 días para que regularice por ejemplo una presentación de declaración jurada. Su reincorporación va a ser inmediata si se pone en orden enseguida.

En las inspecciones realizadas por el organismo se detectó faena de animales en negro, subfacturación de media reses, uso de testaferros, operadores insolventes y de personas de más de 70 años en la operatoria irregular con matrículas y aumento de gastos con facturas apócrifas para aumentar disminuir las utilidades y pagar menos impuestos. A todo esto, con el nuevo registro se van a tener que identificar también las personas físicas que suelen comprar a nombre de otros en los mercados concentradores.

Irregularidades en la seguridad social

6,6

Millones de pesos

Un mercado concentrador no depositó los recursos de seguridad social de sus empleados por ese monto. Hay una denuncia penal

144

Trabajadores

Una cooperativa que facturaba $ 400 millones no tenía declarados a esos empleados. El dueño los hacía pagar monotributo como si fuera una cooperativa, pero eran sus trabajadores

384

Empleados

Integrantes de frigoríficos no estaban declarados y 103 presentaban irregularidades. AFIP cree que hay 49 matarifes anotados como monotributisas posibles de excluir y otros 604 usuarios de faena a recategorizar

Deja un comentario