La quita de retenciones al maíz empeoró el sector lechero

Los tamberos atraviesan una situación complicada porque el precio de la leche que les paga la industria medido en moneda maíz se derrumbó 51% en el último año, alertaron entidades del sector. Según un informe del sitio Valor Soja, la lechería se trata de una actividad pesificada con parte de sus ingresos dolarizados, lo que agrava la situación del sector productivo lácteo.

155504

El precio promedio ponderado de la leche cobrado por tamberos de Santa Fe fue en diciembre pasado de $ 2,47 el litro contra $ 2,59 el litro en noviembre.

“El precio de la leche medido en moneda maíz se derrumbó 51% en el último año al finalizar el subsidio forzoso indirecto proveniente del sector agrícola“, indicó el reporte. Así el precio promedio ponderado de la leche cobrado por tamberos de Santa Fe fue en diciembre pasado de $ 2,47 el litro contra $ 2,59 el litro en noviembre del año pasado, de acuerdo con datos difundidos por el Ministerio de la Producción de Santa Fe.

El dato es que en el último mes de 2015 se necesitó en promedio 1,48 kilo de maíz -puesto en Rosario- para comprar un litro de leche en tranquera versus 2,01 kilos en noviembre del año pasado y 3,05 kilos en diciembre de 2014. El maíz se usa como alimento para estos animales. “La caída nominal del precio pagado por la leche registrada en el último año pudo ser soportada por la mayor parte de los tamberos -algunos quedaron en el camino- gracias al planchadísimo precio interno del maíz generado por el cóctel integrado por retenciones más retraso cambiario”, sostuvo el análisis.

Pero el “subsidio maicero”, que se extendió desde julio de 2014 a septiembre de 2015, comenzó a desinflarse en octubre y noviembre del año pasado para desaparecer definitivamente a partir de diciembre con la eliminación de las retenciones al maíz y el sinceramiento cambiario instrumentado por el gobierno macrista. En enero, en caso de mantenerse el promedio de $ 2,47 el litro liquidado en diciembre, la relación leche y maíz sería de apenas 1,25 kilo. “La única posibilidad de revertir ese panorama en la actual coyuntura es que el sector lácteo exportador, cuando el valor FOB de la leche se recupere, comience a subir los precios pagados a tamberos para captar nuevos remitentes. Pero nadie sabe cuándo se entonará el mercado internacional”, se dijo.

Para evitar quebrantos masivos de tambos, el equipo de trabajo coordinado por el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile anunció un mes atrás que implementará un subsidio universal para tambos de hasta $ 36.000 por mes durante el primer trimestre de 2016, pero la medida aún no entró en vigencia ya que no fue oficializada con su publicación en el Boletín Oficial.

El nuevo subsecretario de Lechería de la Nación, Alejandro Sammartino, propone una lechería con menos intervención del Estado y así lo hizo saber en sus visitas a mediados de enero a la cuenca lechera de Villa María, Córdoba. Dijo que con la liberación de las exportaciones y la eliminación de retenciones a los lácteos, la perspectiva para el sector comenzará a cambiar. Estimó que para mediados de año puede aparecer un “equilibrio” del mercado que conllevará una suba en el precio al productor tambero en la leche cruda.

También criticó a la gestión anterior por haber realizado una intervención “distorsiva” sobre el mercado y dijo que las distintas medidas tomadas fueron perjudiciales para la cadena láctea y les hicieron perder recursos económicos a los productores.

 

Deja un comentario