Las Inundaciones frenarían el crecimiento en la campaña de trigo.

La siembra de trigo podría crecer menos de lo que se esperaba inicialmente por el impacto de las inundaciones en Santa Fe, Córdoba y en Entre Ríos. En la campaña pasada se sembraron 3,6 millones de hectáreas y la perspectiva original que circulaba entre los proveedores de insumos era que este año se alcanzarían los 4,8 a 5 millones de hectáreas, entre 1,2 y 1,4 millones de hectáreas más que en el ciclo anterior.

016

n repunte importante se aguardaba en el sur de Córdoba, Santa Fe y en Entre Ríos, regiones que no son trigueras puras como el sudeste bonaerense y donde la baja del trigo se sintió en los últimos años del Kirchnerismo por las intervenciones en el mercado.

Sin embargo, las inundaciones en esas regiones de la franja central de la pampa húmeda están obligando a revisar los cálculos previos. “Hay zonas de Córdoba y de Entre Ríos en las que no se podrá sembrar en fecha. No digo que van a dejar de cultivarse, pero puede bajar el área(frente a los planes originales)”, expresó Mariano Bernardo, mejorador de trigo de Nidera, en el marco de A Todo Trigo, un seminario que hizo en esta ciudad la Federación de Acopiadores de Granos.

Mario Scasso, mejorador del semillero Klein, empresa que ya tiene “casi agotadas” todas sus variedades del cereal, recordó que había “mucho interés” en la intención de siembra en las zonas comentadas, pero quizá baje algo frente a lo esperado. En este contexto, Martín Gonzalo, mejorador de Limagrain, explicó que esperaban para esta altura del año una campaña más “movida”.

Según los semilleros, la campaña había empezado precisamente con mucho interés en las zonas hoy inundadas. Ahora -dicen-, los productores están con la cabeza puesta en ver cómo cosechar parte de lo que les quedó tras la inundación.

“Va a ser un mejor año, pero no con las expectativas iniciales de 5 millones de hectáreas. Creo que podemos estar en 4,4 a 4,5 millones de hectáreas”, proyectó Gonzalo.

A mediados del mes pasado, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó un crecimiento del 25% de la siembra para llegar a 4,5 millones de hectáreas, pero alertó en ese momento que el porcentaje podía variar según la evolución de los anegamientos.

“En las zonas que estuvieron anegadas los suelos han quedado con buenas condiciones de humedad, pero las zonas aún inundadas nos tienen preocupados a todos”, dijo Jorge Bassi, presidente de Fertilizar Asociación Civil, que admitió que por esta situación “probablemente” no se llegue a ver el crecimiento que se aguardaba hasta principios de abril. Poco tiempo atrás, en Fertilizar hicieron una encuesta entre 250 productores que arrojó un aumento del 42% en la intención de uso de fertilizantes para el trigo.

Fuente Agrofy – La Nación.

Deja un comentario