LAS SEMBRADORAS SUMAN VELOCIDAD

John Deere y Precision Planting presentaron en EE.UU. modelos que alcanzan hasta 15 kilómetros por hora.

Tapa-de-Negocios

La ventana de siembra del maíz en el medio este de Estados Unidos va desde los primeros días de abril, cuando ya se derritió la nieve y el suelo comienza a tomar temperatura, hasta la primera quincena de junio. La fecha óptima se encuentra a mediados de mayo.

Finalizada la siembra del maíz se continúa con la soja, normalmente con la misma sembradora; es muy común que ambos cultivos se realicen a 76 centímetros de distancia, aunque se hayan encontrado mejores respuestas de rendimiento de soja sembrada a 50 y 38 centímetros entre hileras. El cultivo principal de Iowa, Illinois, Indiana es el maíz, donde se produce el 50 por ciento de la soja y maíz de Estados Unidos.

La sembradora típica estadounidense es de 24 hileras a 76 centímetros, pero esta situación de contar con una ventana de siembra muy acotada en un área muy extensa ha producido en los últimos cuatro años se hayan presentado modelos de 48 hileras a 76 centímetros: casi 36,48 metros. El objetivo: buscar una capacidad de siembra de 26 hectáreas por hora, sembrando unas 320 hectáreas por jornada, con algo de trabajo nocturno y asistencia de autoguía.

Este año la búsqueda de una mayor capacidad de trabajo no fue la excepción durante la 61ª del Farm Progress Show, la exposición de maquinaria agrícola realizada en Des Moines, en el estado de Iowa. Pero las principales novedades no se centraron en un mayor tamaño y mayor cantidad de surcos, sino en una tecnología que permita incrementar la velocidad de trabajo y poder sembrar a 15 kilómetros por hora.

En este sentido se destacan los modelos de las empresas Precision Planting y John Deere, que presentaron dos modelos que han evolucionado los tradicionales sistemas de caída libre de semilla desde la placa distribuidora hasta el surco. En ellos, la semilla cae por gravedad y al ir golpeando en el tubo de bajada produce que no se pueda superar los ocho kilómetros por hora para realizar una uniforme ubicación de las semillas en el surco, además de los rebotes que se generan cuando es depositada. Estos rebotes afectan la distribución, sabiendo que el distanciamiento entre plantas es uno de los factores claves de rendimiento en el maíz

Maquinas-2

Veloz innovación

El modelo de sembradora de Precisión Planting trabaja con dos ruedas engranadas que colocan la semilla dentro del tubo de bajada que está compuesto de una cinta (correa dentada) que la transporta y la deposita en surco con una velocidad igual a la velocidad de avance, minimizando de esta forma los rebotes. Con este nuevo sistema el fabricante asegura que se puede trabajar a 15 kilómetros por hora en siembra convencional y en sistemas en siembra directa se podrá trabajar a una velocidad de 10 kilómetros.

El sistema de John Deere se denomina Exaxt Emerge y trabaja con una correa recubierta por un cepillo que toma la semilla desde el distribuidor y la entrega en el surco. En ambos modelos las cintas son movilizadas por motores eléctricos.

En el caso de Precision Planting obtiene la energía del tractor con equipo eléctrico normal, requiriendo 12 voltios y 1,5 amperes para accionar tanto el distribuidor como la cinta; mientras que John Deere utiliza un alternador accionado en forma hidráulica, para asistir los dos motores, el del distribuidor y el de la cinta-cepillo, ambos con requerimientos de 55 voltios cada uno.

Los distribuidores variables con motores eléctricos también se pudieron apreciar en las máquinas de Kinze, Case, Horchs y Graham. Estos sistemas eléctricos que mueven los trenes cinemáticos de las sembradoras tienen un motor de 3,6 a cinco amperes directamente en cada distribuidor que generalmente es neumático por succión; ahora de menor diámetro de placa y con enlazadores de quíntuple contacto flotantes para no tener que regularlos según el calibre de la semilla.

Estos motores eléctricos giran a muchas vueltas por minuto, dado que la placa de siembra posee una corona interna o externa donde engrana el motor y reduce el par requerido; no requieren asistencia especial del tractor hasta 16 surcos.

Cuando la sembradora es de más hileras, todo lo que se hace es cambiar el alternador y se aumenta el amperaje de las baterías. El motor eléctrico recibe todas las órdenes del monitor por medio de un cable inteligente, lo que permite lograr densidad variable metro a metro y también el corte por sección. De esta manera se eliminan embragues, cajas, hidráulicos y cadenas. Así serán todas las sembradoras del futuro cercano en Argentina, solo hay que esperar tres y cuatro años.

Maquinas-3

Dos en una

Otra de las novedades presentadas por Kinze y Precision Planting fue la siembra de dos híbridos de maíz en forma simultánea según ambiente. Este sistema permite poder contar con dos híbridos distintos en la sembradora y tener la posibilidad de sembrar uno u otro según el ambiente sobre el cual se esté trabajando (bajo o loma, por ejemplo). Ambas marcas presentaron un sistema con dos distribuidores apareados eléctricos, que según la prescripción realizada para cada sector del lote, activa uno u otro distribuidor.

A su vez, Precision Planting y Monsanto poseen un programa denominado Field View que conjuga toda la información de siembra y cosecha. En base a estos datos se brinda un servicio de prescripción a campo donde se sugieren los mejores híbridos para cada ambiente y recomendaciones de manejo. Los productores reciben por Internet esta prescripción que se carga en el monitor; pueden salir a sembrar y ganar hasta cinco quintales por hectárea respecto al rendimiento obtenido por utilizar un solo híbrido en todo el lote.

Otra variable para lograr una buena siembra está en el tema de uniformidad de profundidad de colocación de la semilla, dado que de esta forma se logra una emergencia pareja de plántulas y se evita plantas dominadas que causan pérdidas de rendimiento.

Desde hace un tiempo varias empresas comercializan pistones hidráulicos que varían la carga en cada cuerpo metro a metro de acuerdo con la resistencia que ofrece el suelo y que se mide con una celda de carga que calcula los kilogramos residuales en las ruedas limitadoras de profundidad.

Hasta el momento se habían difundido los pulmones neumáticos, pero actualmente se está evolucionando hacia los pistones hidráulicos los cuales ofrecen una velocidad de respuesta 20 veces mayor, además de poder hacer un control individual por surco.

Las celdas de carga realizan una 200 lecturas/segundo y tienen una capacidad de reacción de cinco veces/segundo. Se observaron los sistemas inteligentes de presión de cuerpo hidráulico de Precision Planting, Dawn, Ag Leader y Horchs; con pistón neumático, Grean Plaint; con pulmones está todo el resto de las marcas; y con amortiguador regulable Monosem, de Francia.

Rastrojo controlado

La otra tendencia en Estados Unidos es el barredor de rastrojo que ahora también es regulado y amortiguado en su presión de trabajo.

Los mejores son los barredores arrastrados por un paralelogramo asistido por un pistón de presión variable inteligente como los Dawn colocados en John Deere. La precisión en la siembra del maíz en Estados Unidos domina cualquier otro factor de manejo.

El fertilizante líquido como arrancador aplicado en la línea, con la colita apretadora Keeton está muy difundido en Estados Unidos. Se aplican unos 25 litros por hectárea que tiene fósforo, potasio, zinc, boro y otros micro elementos.

Bajo ningún concepto el productor estadounidense pretende otra cosa más que nutrir la plántula hasta los 15 centímetros de altura; busca sólo el efecto arrancador, la nutrición para el potencial de rendimiento ya lo posee el suelo, en algunos casos hasta el nitrógeno.

En Estados Unidos, los cultivos no limitan el rendimiento por falta de nutrientes, eso lo tienen claro todos los productores aún en campos alquilados. En rotaciones maíz sobre maíz se utilizan dosis de 240 kilos por hectárea de nitrógeno, equivalentes a unos 500 kilos por hectárea de Urea, y cuanto se alterna maíz con soja, la fertilización nitrogenada es de 180 kilos por hectárea de nitrógeno.

Pulverizadoras. La mayoría de los modelos está adoptando los tanques de acero inoxidable que permite efectuar un mejor lavado de la máquina una vez realizadas las aplicaciones. Se sigue destacando la pulverizadora de uso múltiple de John Deere con sistema opcional de inyección de tres productos.

Trilla con más HP

Las cosechadoras siguen creciendo en tamaño y potencia. Este año se superaron los 600 HP, lo que indica la aparición de máquinas clase 11 con capacidades de tolva de 14.500 litros y aumento en la velocidad de descarga. Los modelos Case IH 9240 y New Holland CR 1090 presentaron 652 HP. Además, se sigue evolucionando en esparcidores de granza, trituradores y desparramadores, automatismo de regulación de zaranda desde la cabina con programas por cultivo.

fuente: Mario Bragachini y Federico Sánchez para LA VOZ DEL CAMPO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.