Los granos tratan de forjar pisos

En lo que respecta a la soja, la cosecha sudamericana sigue entrando en el mercado y ésta es es muy grande

El mercado de granos ha bajado mucho en las últimas semanas y esto parece haber hecho que los fundamentos bajistas que venimos siguiendo estén más bien descontados ya en los precios actuales. Sin embargo, nos haría falta un catalizador alcista para que viéramos una recomposición en los valores.

Soja

Partiendo por la soja, en el mercado internacional tuvimos pocas novedades. La cosecha sudamericana sigue entrando en el mercado, y ésta es muy grande. Ya no caben muchas dudas sobre Brasil, pero en el caso de la Argentina la pregunta que quedó flotando la semana pasada fue el impacto en rindes de las últimas lluvias y el atraso en la recolección. En cuanto a los rindes, si bien las zonas anegadas tuvieron pérdidas, las otras regiones siguen mostrando buenas perspectivas. Ello llevó a que los distintos analistas conservaran sus estimaciones de producción en torno a las 56 mill.t.

Por otro lado, despertó expectativa el anuncio de parte de China de que reducirá el IVA a la importación de granos, lo que implicaría una mayor demanda de soja de su parte. Pero las subas se vieron contrarrestadas por el hecho de que las exportaciones semanales de EE.UU. fueron pobres. Finalmente, ha llegado el turno de Sudamérica, y nuestra región estaría desplazando a Norteamérica del mercado.

A más largo plazo el foco está puesto en el incremento de área esperado para EE.UU. Con 2,4 mill.ha. adicionales, la oferta por lo menos parece apunta al alza en el nuevo ciclo. Sin embargo, habrá que ver en el reporte del USDA de mayo, donde se publicarán los primeros balances completos para el ciclo 2017/2018 el rinde que se tomará (el del ciclo pasado fue récord histórico y difícilmente se use uno similar para proyectar) y la demanda (que viene dando señales de firmeza).

Pasando al mercado local de soja, si bien se reactivó la recolección, con un avance semanal de algo más de 8 puntos, para llegar al 16%, a esta altura del año deberíamos ver un avance de 25%. Este ritmo lento de entrada de cosecha relativiza la presión de esta sobre los precios.

Adicionalmente, en muchos lugares, si bien se puede trillar, y los rindes no fueron afectados, el problema son los caminos rurales. Allí sí el agua impide transitar con camiones, y esto hace que los granos colectados queden en los campos más altos, en silobolsas.

Pero además de que las entregas vienen lentas, el ritmo de fijación de precios es todavía más bajo. Hay mucha soja entregada a fijar. La mercadería con precio apenas llega al 8% de la producción esperada, siendo este el timo más lento de los últimos años, incluso peor que el año pasado. Los valores no son atractivos en dólares, y con un tipo de cambio considerado bajo, no hay incentivos para vender. Los únicos podrían ser financieros, pero como los valores de maíz y trigo están más acomodados, y se han realizado ventas, no hay mucho movimiento en soja. Esta actitud podría ayudar a ver rebotes más adelante.

Maíz

En el caso del maíz los fondos están muy vendidos, y esto hace que cualquier elemento sea visto como una tentación a la toma de ganancias. Las lluvias siguen dándose en EEUU con lo que la siembra viene lenta. Actualmente queda mucho tiempo para completar la misma, nadie piensa por lo pronto que el área vaya a bajar. Pero una siembra tardía podría tener su costo en los rindes potenciales. Y con los fondos tan vendidos, esto es suficiente para darle un tono más firme a los precios.

Recordemos también que para el nuevo ciclo se espera un achique de área de 1,6 mill./ ha. Si además los rindes son más bajos que los récords del año 2016 podríamos ver una merma de producción cercana a los 20 mill./t.

Pero como Sudamérica tiene una recuperación productiva muy importante (Brasil de 76 pasaría a 92 mill.t. y Argentina de 30 a 37 mill.tt.) el mercado internacional estará más abastecido, y esto terminará impactando en menores exportaciones de EE.UU. que el año pasado.

Localmente la trilla de maíz sigue avanzando y con 22% trillado estamos en un muy buen ritmo. Se estima que la cosecha de primera estaría casi completada. Mientras tanto para la de segunda habrá que esperar a junio/julio, por lo que la oferta se está retrayendo. Esto genera precios firmes con entrega inmediata y debilidad en los diferidos.

Trigo

Pasando al trigo, tuvimos en Chicago una fuerte baja. Los altos stocks internacionales, una recuperación en la calidad de cultivos de invierno norteamericanos, y un clima más conducente a buena producción llevaron a una baja significativa el jueves. En un contexto de precios internacionales debilitados, el valor local se mantiene y esto hace pensar que los valores actuales son malos. Pero en realidad aislarse de las bajas externas no es una mala performance. Con fondos muy vendidos y una caída de área por delante no sería raro tener una revancha más adelante.

Dante Romano / AMBITO FINANCIERO

Deja un comentario