Manejo de Malezas: Problemática del NOA, con Marcelo De la Vega.

Las malezas constituyen un componente biológico importante y muy exitoso de los agro ecosistemas. Este éxito, depende, en general, de la capacidad que tienen las malezas para sobrevivir a los disturbios y ajustarse a la oferta ambiental y en la actualidad es remarcable en vista del esfuerzo dirigido a su control. Debido al sistema productivo de siembra directa y el uso de cultivos transgénicos, los herbicidas son la principal herramienta en la lucha contra las malezas. Sin embargo, a pesar del continuo uso de los mismos observamos cambios cualitativos y cuantitativos en la comunidad de las malezas y continúan siendo un serio problema en lotes cultivables.

de la vega especial-malezas-2241761h360

Es así como surgió el concepto de malezas difíciles, especialmente en aquellas especies que presentan algún grado de complejidad en el control con glifosato. Entre los cambios florísticos observados encontramos biotipos de especies susceptibles que evolucionaron a resistencia como ser Sorghum halepenseEchinocloa colonaEleusine indicaUrochloa panicoidesDigitaria insularisAmaranthus hibridus y A. palmeri. Por otro lado, debido a los cambios experimentados en el manejo de los cultivos en los últimos años, se produjo una sucesión hacia especies tolerantes como Commelina erecta y Borreria verticilata. Finalmente, se encuentran las malezas perennes de nacimiento otoñal que llegan a la primavera con un porte importante y sobreviven a las aplicaciones de barbecho primaverales como ser Sphaeralcea bonariensis y Chloris elata.

El éxito en el manejo de este grupo de malezas, que de una u otra forma soportan el uso de glifosato, se puede basar en el uso de un producto eficaz. Sin embargo, no todos los productos son eficaces para todas las malezas y en aquellos que lo son, es importante considerar el momento oportuno de control, la correcta calibración del equipo y la aplicación de diferentes herbicidas.

Hoy el manejo de malezas en el NOA presenta una serie de fortalezas y debilidades. Entre las primeras podemos citar la identificación en los lotes de las malezas driver que manejan ese sistema, la incorporación en prácticamente toda la superficie del uso de herbicidas residuales, la comprensión de la importancia de rotar mecanismos de acción, de conocer la biología de la maleza problema y de no permitir que la planta semille. A través de grupos de investigación y desarrollo se obtiene en forma constante información de los herbicidas con mayor eficacia para cada maleza. Entre las debilidades podría citar que muchas veces utilizamos la mejor estrategia o producto y esto no se traduce en buenos resultados. La pregunta que nos debemos hacer entonces es qué nos lleva a la falta de eficiencia aún cuando contamos con un producto eficaz. No nos faltará entonces comprender el momento oportuno de uso, considerando el tamaño de maleza, el estado de la misma o las condiciones ambientales óptimas. O nos estamos olvidando de consideraciones relacionadas a la aplicación de esos buenos productos como ser el volumen de aplicación correcto, el tipo de coadyuvante elegido o el tamaño de gota con el que trabajamos.

Dicen que encontrar un error es encontrar un tesoro, todo indica que hoy es el momento de salir a buscarlo.

Deja un comentario