Monitorear ganado y detectar anomalías en su comportamiento y ubicación

Una plataforma que permite monitorear ganado y detectar anomalías en su comportamiento y ubicación, fue creada por la joven de 28 años “más innovadora” de la región.

Victoria Alonso Pérez es uruguaya y gracias a un concurso de emprendedores pudo comenzar su empresa. Su historia

 

Victoria Alonso Perez es uruguaya, tiene 28 años y es fundadora “Chipsafer”, una plataforma que permite monitorear ganado y detectar anomalías en su comportamiento y ubicación. Su empresa tiene un gran potencial para impactar en la producción agrícola ganadera de la Región.

No fue tocada por la barita mágica ni la iluminó una idea reveladora. Tan sólo reconoció un problema – o “un dolor” como dicen en el ambiente emprendedor –, decidió dedicar tiempo e ingenio a buscarle una solución y se animó a mostrarlo en concursos de emprendedores. “Yo siempre digo que el emprendedorismo está lleno de altibajos. Es fundamental poder contar con mentores y gente que te ayude en esos días malos, cuando las cosas no están funcionando como uno quisiera, cosa que pasa bastante. Eso te hace sentir mucho mejor y te permite aprender de la experiencia ajena”.

“Lo importante es no bajar los brazos. Hoy con internet cualquiera puede ser un experto en el área que le guste”

Desde que tiene memoria, Victoria quería seguir una carrera aeroespacial. Pero, como en Uruguay no existía esa especialización, optó por la ingeniería eléctrica. Su formación le permitió trabajar con pequeños satélites y comenzar así una carrera espacial. Hoy es parte del directorio de Space Foundation. “Tengo profesiones en paralelo pero, para poder desarrollar la plataforma de mi empresa, los conocimientos en materia aeroespacial me sirvieron muchísimo”.

Pero, ¿Cómo surgió la idea de hacer Chipsafer? En 2001 hubo un brote de fiebre aftosa que afectó a la Región. “En ese momento comencé a preguntarme si podría haber un sistema capaz de monitorear animales a la distancia y prevenir que estas enfermedades se expandan”. En aquel entonces Victoria tenía sólo 13 años, pero la inquietud ya había prendido en ella.

Unos años después, en 2012, decidió participar en un concurso organizado por la Unión Nacional de Telecomunicaciones que invitaba a participar a jóvenes innovadores que pudieran resolver un problema en su lugar de origen. Fue entonces cuando vió la oportunidad: “Enseguida pensé en esta problemática e intenté hacer un sistema para poder monitorear animales. Lo presenté y gané la competencia. Con eso obtuve los fondos para empezar mi empresa”.

A partir de allí, Victoria obtuvo varios premios y reconocimientos. La BBC la destacó este año como una de las 30 innovadoras menores de 30. El MIT Technological Review de Argentina y Uruguay la eligió como la joven más innovadora de la Región en 2014 y en 2015 el BID calificó a Chipsafer como la start up más innovadora de Latinoamérica y el Caribe.

Gracias a un concurso de emprendedores pudo comenzar su empresa. Luego otro le aportó los fondos para seguir creciendo

El año pasado, Victoria presentó Chipsafer al concurso “The Venture”, ganó y eso le permitió obtener fondos para mejorar la plataforma para que sirva para todo tipo de productor, no sólo los grandes, que son con quienes trabajan ahora. “Los pequeños productores a veces no tienen acceso a buenos veterinarios o ingenieros agrónomos. Con nuestra plataforma y los algoritmos que estamos desarrollando, podrán mejorar su producción.” Estos objetivos la llevaron a mudarse a Brasil donde además se asoció con una empresa brasilera, “Santos Lab”, con más de 10 años de experiencia en drones para la Marina de ese país. “La idea de trabajar con ellos es poder brindar al productor rural, no sólo un servicio sobre la producción agropecuaria, sino también en agricultura y monitoreo a distancia de los campos.”

Video Nota

Deja un comentario