“Nadie va a salir ileso de estas lluvias”

Manifestó el Ing. Agr. Juan Pablo Ioele de INTA Corral de Bustos, al realizar un análisis de la situación de anegamiento que actualmente afecta a los productores agropecuarios. “Las pérdidas varían de acuerdo a las características de cada lote”, agregó.

De acuerdo a los dichos del Ingeniero en entrevista con Agrofy News, las consecuencias de las abundantes lluvias registradas durante lo que va del mes de abril, variarán de acuerdo a las características de cada lote. No obstante, así y todo, “nadie va a salir ileso. Tenemos situaciones más y menos complejas. En ese abanico, las pérdidas por rendimiento van a ser importantes pero más aún serán las pérdidas por calidad”, sostuvo.

¿Cómo está el cultivo de soja?

Al ser consultado por el estado del cultivo de soja, el Ing. Agr. Juan Pablo Ioele, representante de INTA Corral de Bustos, afirmó: “En el sudeste núcleo de Córdoba, al momento de registrarse las abundantes e incesantes precipitaciones, no iba recolectado ni el 40% de la oleaginosa, a pesar de que hacía más de 10 días que los lotes ya están preparados para ser cosechados”.

En cuanto a las mermas, Ioele fue cauto: “Cada lote cuenta una película diferente dependiendo de la ubicación del mismo, el estadío del cultivo y la cantidad de enfermedades o patógenos que están atacando las vainas”.

Y detalló que en las recorridas por los campos se han encontrado con escenarios diversos: “Hemos ingresado a lotes en los cuales extirpamos vainas y los granos estaban afectados por algún tipo de patógeno; y arribamos a otros, los de segunda, en los cuales no hay grandes complicaciones”.

¿Y el maíz?

Al hacer un paralelismo con el cultivo de maíz, la situación no es tan diferente aunque sí puede tenerse una perspectiva más alentadora; y así lo explicó el Ingeniero: “Producto de la arquitectura de este cereal, la guerra que le está proponiendo la situación climática es distinta: se trata de un cultivo cuya caña es mucho más grande y la posibilidad de que los patógenos ingresen al marlo es mucho menor”.

Impacto económico

Al referirse a las mermas, el Ingeniero Agrónomo no sólo hizo hincapié en las pérdidas en cosecha o en calidad del grano, sino también en el impacto de los anegamientos en la economía de los productores. En palabras de Ioele: “Todo esto va a repercutir en el costo económico, pero también va a hacerlo sobre costos que no teníamos pensado: los fletes, por ejemplo. Hay zonas donde los camiones están dando vueltas hasta 300 veces más en kilómetros para poder llegar a los puertos porque hay rutas cortadas”.

En pocas palabras, “tenemos complicaciones en los caminos para llegar al lote pero además hay que tener en cuenta las condiciones del piso para poder cosechar”, sostuvo en diálogo con Agrofy News, y agregó: “No se trata de una situación a la que le ponemos un punto y aparte, porque con suerte y si los pronósticos se cumplen, vamos a tener un par de días de sol, pero ya no hay más capacidad de amortiguar un milímetro más”.

Un otoño lluvioso

“Siempre tenemos la esperanza que los pronósticos no nos sigan atacando”, admitió Ioele, al momento que agregaba: “Pero la verdad es que en el otoño en esta zona llueve, por eso ya esperábamos una recolección complicada. Lo que pasa que como en enero y febrero no habíamos tenido grandes inclemencias climáticas, el escenario hizo que muchos productores se relajen”.

“Si hubiera llovido lo mismo pero a lo largo de toda la campaña, cualquier suelo podría haber absorbido”, sintetizó.

 

fuente: Agrofy

Deja un comentario