Nuevo informe de USDA volteó los Mercados, en medio de la preocupación “Trump”.

Mientras los reflectores seguían enfocando la figura de Donald Trump, electo ayer presidente de los Estados Unidos, el mercado de granos fue sorprendido por las nuevas cifras del informe mensual de oferta y demanda de granos publicado por el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA, por sus siglas en inglés), en el que el organismo elevó aún más los volúmenes de las cosechas récord de maíz y de soja.

011

En su trabajo, el organismo elevó ayer de 382,48 a 386,75 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la producción estadounidense de maíz, cuando el mercado esperaba un recorte a 382,06 millones. Consecuentemente, el USDA llevó el stock final del cereal hasta los 61,05 millones, frente a los 58,94 millones del reporte del octubre; los 58,42 millones previstos por los operadores, y a los 44,14 millones remanentes de la campaña anterior.

La respuesta del mercado al informe oficial -no a la elección de Trump- fue un derrumbe del 3,9% del precio del cereal, que pasó de 139,46 a 134,15 dólares por tonelada en la Bolsa de Chicago.

En cuanto a la soja, el USDA incrementó su previsión sobre el volumen de la cosecha estadounidense 2016/2017, de 116,18 a 118,69 millones de toneladas y la dejó incluso por encima de los 117,41 millones proyectados por los operadores.

Aún más bajista resultó el dato de las existencias finales de los Estados Unidos, que fueron calculadas por el organismo en 13,08 millones de toneladas, por encima de los 10,74 millones del reporte de octubre y de los 11,43 millones estimados por el mercado en la previa del trabajo oficial. Ahora, el stock estadounidense de la oleaginosa quedó un 144% por encima del remanente dejado por el ciclo 2015/2016, de 5,36 millones.

Como agravante, el aumento de la cosecha no fue compensado por un incremento del lado demanda, dado que las importaciones de China fueron mantenidas estables, en 86 millones de toneladas. Y en este caso, la consecuencia del informe del USDA fue una baja del 2% en el valor de la soja en Chicago, donde pasó de 368,08 a 360,82 dólares por tonelada. Cabe destacar que antes de la salida del informe (las 14, hora argentina) el precio de la oleaginosa se negociaba con una mejora próxima a un dólar por tonelada.

Tal fue el movimiento que generó el USDA con sus nuevas cifras, que los operadores debieron interrumpir el análisis de las elecciones y las elucubraciones en torno de la figura del presidente electo, Donald Trump. En la madrugada, y ya con la tendencia a favor del empresario, la primera reacción del mercado fue negativa para los precios de los granos, con pérdidas próximas a los cinco dólares por tonelada para el caso de la soja. Sin embargo, ese primer paso fue lógico, dado que durante la rueda del martes una importante cuota de las ganancias con que cerraron las cotizaciones de los granos estuvo relacionada con el aparente triunfo de Hillary Clinton.

Entre los operadores -y entre los productores argentinos-, la cuestión por dilucidar es qué puede pasar en el mercado bajo la gestión Trump. Y, en ese sentido, es muy posible que la incertidumbre se extienda durante las próximas horas, por la extensa serie de declaraciones controvertidas que el magnate lanzó durante la campaña. La temida posibilidad de que Trump tienda a cerrar la economía de los Estados Unidos; que suban las tasas, y que se eleve el valor del dólar frente a otras monedas relevantes para el comercio global tendría un impacto bajista sobre el valor de las materias primas agrícolas, en buena medida por la pérdida de competitividad de las propias mercaderías exportables estadounidenses.

Fuente: la Nación.

Deja un comentario