Piden que sea gradual la apertura a la importación de maquinaria agrícola

El sector de la maquinaria agrícola repunta, emplea más gente y hay inversiones, pero también es creciente la preocupación por el aumento de las importaciones. Silos, pulverizadoras y sembradoras son los rubros más impactados.

Resultado de imagen para maquinaria agricola en venta pla

“Estamos preocupados porque hay gradualismo en las soluciones, pero no en la apertura”, dijo Raúl Crucianelli, presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

Resultado de imagen para maquinaria agricola en venta sembradoras

“No nos oponemos a la apertura, pero así como hay gradualismo en las reformas impositivas y laboral, el ingreso de importados no debería ser tan abrupto. Primero, en 2016 y comienzos del año pasado, fueron los silos y después se sumaron sembradoras y pulverizadoras”, expresó.

La importación de pulverizadoras autopropulsadas se disparó el año pasado, cuando ingresaron alrededor de 180 unidades, lo que representa cerca del 25% del mercado total dominado por las locales Pla y Metalfor.

 

Crucianelli señaló que hay que competir sin estar preparados. “En la Rural (por la última Exposición de Palermo) el 80% de las máquinas expuestas era importadas y a igual precio. Muchas veces el productor elige la de afuera pese a que los productos argentinos en calidad y prestaciones siguen parámetros internacionales”, dijo.

El dirigente sostuvo que los funcionarios los escuchan y les responden que se está trabajando para ganar competitividad. “Las reformas se hacen de a poco; el cobro de bonos (un reintegro a los fabricantes) está mejor, pero hay problemas y el saldo técnico de IVA es una aberración que no se da en otro lugar del mundo. Compramos con una alícuota y vendemos con la mitad”, precisó.

 

Las pulverizadoras entran desde Brasil. Case IH, Jacto y John Deere se reparten el mercado de los importados y este año se sumó la marca New Holland. Pagan un derecho de importación del 14%. Desde la argentina Pla, José Morena planteó que las importaciones de pulverizadoras vienen de tener históricamente menos del 10% del mercado hasta llegar al 15% en 2016 y ya rozar el 25% en 2017.

“Es preocupante -agrega-. Estamos preparados para competir, pero hay que terminar de cerrar algunos aspectos; no descuidemos las empresas locales, hacen falta herramientas financieras para exportar. Por ejemplo, Brasil las tiene y las traslada a sus distribuidores”.

Morena dijo que los reclamos del sector son “razonables” y pasan por establecer reglas de mercado claras, que no haya precios por debajo del costo en los países de origen y que se instrumente una política de crédito que colabore con la expansión de las exportaciones.

G.O. / LA NACION / CAMPO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.