Preocupación: demanda exportadora provoca subas en el precio del Maíz.

El fuerte retraso que experimenta la trilla maicera pone en alerta a ganaderos, la producción avícola e industriales por el encarecimiento que sufre el precio de estos granos ante la fuerte demanda exportadora, que mantiene valores por arriba de los $2.700 por tonelada disponible en Rosario.

052

Javier Buján, de Kimei Cereales, justificó el encarecimiento de costos que sufre el productor al considerar que la cosecha “está atrasada, debido a que se sembró mucho maíz tardío, con lo cual se sabía que la cosecha iba a llegar tarde”.

Consignó que en la escalada de hasta los u$s186,5 que exhibe el maíz tienen que ver la puja que impulsa “una demanda muy activa”, un mercado que descuenta en breve el pedido de 1 millón de toneladas que llegará desde Brasil, y la necesidad que ingresen nuevos lotes de la presente campaña.

Para los especialistas, en condiciones normales de mercado el precio del maíz debería ubicarse entre 16 y 22 dólares por debajo de los valores actuales, que son alentados por la fuerte demora que presenta la trilla maicera, ya que en el campo la prioridad la tiene la soja que fue seriamente golpeada por las inundaciones de abril.

Por su parte, el analista granario Alejandro Meneses aseguró que “aún se está levantando soja y eso hace que no haya cantidad de maíz disponible, elevando su precio. Cuando entre nuevamente mercadería su valor bajará”.

Según datos del Mercado a Término de Buenos Aires, la semana cerró con un valor de $2.650 para el grano disponible en Buenos Aires y $2.700 para el maíz colocado en el puerto de Rosario.
En las terminales rosarinas, la exportación llegó a pagar hasta u$s190 para la mercadería disponible.

El incremento verificado en los últimos días afecta sensiblemente el esquema de costos que deben encarar tanto la producción ganadera, especialmente los tambos, como la industria de la alimentación, a instancias de la puja que deben mantener con los exportadores.

Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario, apenas se logró levantar un 28% del área cultivada con maíz, porcentaje que se ubica muy por debajo del nivel de 46% que se registraba a igual fecha de 2015 del promedio de 68% que registra la última década.

Parte de la suba que experimentan los granos para posibilitar su entrega a la exportación está dada por la necesidad de pasar por secadero los maíces que provienen de las zonas anegadas e inundadas.

Fuente: Supercampo.

Deja un comentario