Pronostican que el fenómeno de “El Niño” continuará hasta el otoño

Un informe del INTA Castelar además explica que durante el verano hay riesgo de que se den lluvias intensas.

 

El Litoral es una de las regiones que más lluvias podría recibir, según el INTA, pero también la zona núcleo.

El Litoral es una de las regiones que más lluvias podría recibir, según el INTA, pero también la zona núcleo.

Lo más probable es que El Niño se quede hasta el otoño. Es lo que están previendo los principales modelos de pronóstico a nivel mundial, que indican que la tendencia es la continuación del fenómeno durante lo que resta de la primavera y a lo largo del verano, avisa un informe especial del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, que advierte que este escenario climático supone abundantes precipitaciones en el este del país, especialmente en las provincias del litoral argentino.

De acuerdo con Carlos Di Bella, director del instituto, El Niño tiene una influencia científicamente probada sobre el sudeste de Sudamérica; es decir el sur de Brasil, Paraguay, Uruguay, el Litoral argentino y la región pampeana. Los centros internacionales, que generan información de lluvia y temperatura para el territorio argentino, junto a los pronósticos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y a expertos de distintos organismos nacionales, indican que continúa la previsión de lluvias por encima de lo normal para el este de la Argentina, especialmente para Corrientes, Misiones, este de Chaco, este de Formosa y Santa Fe.

El informe señala que la temperatura superficial en el Océano Pacífico, en la región ecuatorial, alcanzó un valor semanal de 3° por encima de lo normal. Para Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIRN) del INTA, El Niño actual manifiesta valores muy similares a la intensidad que alcanzó en las campañas 1982/83 y 1997/98, dos años en los que también se produjeron crecidas extraordinarias en la cuenca del Paraná (la de 1983 derrumbó el Puente Colgante en la ciudad de Santa Fe, por ejemplo).

El riesgo de nuevas inundaciones, como las que sufrió la provincia de Buenos Aires en el invierno, sigue latente.
 

“El Niño continúa su evolución, con un pico esperado para fin de año. A medida que avanza la primavera, continuará el ingreso de frentes húmedos sobre distintas regiones del país, especialmente el litoral, sumado a frentes fríos que generarían eventos de lluvias y tormentas muy extendidos en el territorio”, explicó Mercuri.

Para el especialista del INTA estas situaciones de alta variabilidad climática van a continuar, con patrones agrometeorológicos de alta nubosidad y condiciones de humedad. “La recomendación es estar atentos a los pronósticos de corto y mediano plazo”, insistió.

La alta humedad que se pronostica para esta campaña va a influir en el desarrollo de enfermedades en los cultivos. En el caso del trigo, que ya encara la recta final de su ciclo, los lotes están en buenas condiciones, en general.

“Con respecto a la fusariosis de la espiga de trigo, a pesar de que en las últimas semanas se registraron lluvias en gran parte del centro-sur de la región, no lograron acumular las horas de mojado suficientes para generar procesos infectivos. Esto se da básicamente porque fueron procesos cortos y la humedad relativa no fue lo suficientemente alta”, explicó Di Bella. El experto contó que hasta el momento los valores de índice de fusarium permanecen bajos y ya se atraviesa la etapa final del cultivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.