Qué país, 67 veces más chico que la Argentina, es el nuevo granero del mundo

De la mano de la innovación tecnológica y las startups multiplicaron la producción de alimento y redujeron ampliamente los costos.

Qué país, 67 veces más chico que la Argentina, es el nuevo granero del mundo

Uno de los países más pequeños de Europa se transformó, gracias a la tecnología, en uno de los mayores graneros del mundo. Usando drones, tractores autónomos y sistemas de medición logran conseguir que cada vegetal crezca en la condiciones óptimas.

Holanda no solo logró maximizar la producción sino que también redujo considerablemente los recursos que usa. Mientras que la producción promedio de papa por hectárea es de 20 toneladas, en el país es de 45 y desde el 2000 disminuyeron un 90% el consumo de agua.

 

A su vez, eliminaron casi por completo el uso de químicos y pesticidas en las plantas que crecen dentro de los invernaderos gigantes que crean, mediante luces artificiales, un microclima independiente de las condiciones externas. Incluso los ganaderos recortaron un 60% el uso de antibióticos.

El territorio de Holanda es 67 veces más chico que el de la Argentina, pero está densamente poblado con más de 500 habitantes por kilómetro cuadrado. Sin embargo, es el segundo mayor exportador de comida a nivel mundial, superado únicamente por los Estados Unidos, un país con 270 más superficie.

En el centro del desarrollo tecnológico está la Universidad y Centro de Investigación de Wageningen, ubicada a 80 kilómetros de Amsterdam. Esta dió lugar al Food Valley, un gemelo del polo tech californiano con cientos de startups dedicados a la agricultura y las granjas experimentales.

 

Pero los principales avances de la agricultura holandesa son debido a la pieza clave en todo cultivo: las semillas. El país es líder en el desarrollo de vegetales transgénicos, y también en semillas modificadas genéticamente, con el objetivo de producir granos más grandes y resistentes a las pestes.

Esto transformó al país en un el rey del negocio de las semillas con exportaciones que superan los US$ 1.700 millones. Sin embargo, los productos modificados genéticamente no son el fuerte de sus ventas porque las fuertes regulaciones que rigen en Europa hace que los desarrollos cueste cientos de millones de dólares y tarden por lo menos 12 años. En cambio, la cría molecular, otra técnica que no introduce genes externos, da resultados en 5 años con costos y tiempos menores que rondan los 5 años y pocas veces superan el millón de dólares.

Deja un comentario