Raúl Crucianelli nuevo titular de los fabricantes de maquinaria agrícola define los planes para CAFMA

El nuevo titular de los fabricantes de maquinaria agrícola confía en el trabajo en equipo. Piensa que la apertura indiscriminada de importaciones es peligrosa y que la industria nacional debe ser más productiva. La relación con el gobierno nacional.

raul-crucianelli-crucianelli-03
Raúl Crucianelli
ha iniciado su presidencia de la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), con un espíritu afín a los tiempos actuales.

“Entramos a una etapa de diálogo”, dice refiriéndose al contexto nacional y, precisamente, el intercambio de ideas es el ejercicio permanente que propone para la entidad.

Escuchar y debatir son bases imprescindibles para trabajar en equipo y esa es la filosofía que Crucianelli (69 años) quiere trasladar desde su empresa a CAFMA.

Los proyectos para la institución, las medidas que necesita el sector, la necesidad de ganar productividad en las industrias y la apertura de la economía, fueron algunos de los temas que Crucianelli abordó en profundidad dialogando con MaquiNAC.

Construir sobre el consenso

– ¿Por qué aceptó, finalmente, ser presidente de CAFMA?

– Quiero agradecer a los colegas que me distinguieron con el nombramiento. Si bien hacía años que me instaban a que tomara la presidencia, no me parecía el momento. Y ahora –no sé si es porque llega el final de la vida activa de una persona- me pareció que podía asumir el desafío.

Gratamente, en los días previos a mi designación, tuve el ofrecimiento de todos mis colegas. Eso me quedó grabado.

– ¿Con qué planes llega a la presidencia?

– Los proyectos son varios. Pienso trasladar la manera de funcionar de la empresa Crucianelli a CAFMA. Nuestra empresa se maneja con un equipo, donde el presidente delega y se apoya en una estructura. Hace 50 años que usamos esa estructura, donde hay áreas para cada uno. Mi intención es trasladar esa filosofía a CAFMA.

– ¿Qué aspectos necesita cambiar la entidad?

– Hay veces que el mismo asociado no sabe lo que CAFMA hace. La entidad hizo mucho, pero también necesita que el asociado se arrime. Los problemas no se arreglan en el bar de la esquina, como hacemos en los pueblos. Los problemas se arreglan participando en las entidades.

No hay muchas instituciones que tengan cerca de 200 asociados y una estructura armada, como CAFMA. A lo mejor necesita una mayor difusión de las cosas que hacemos porque, a veces, el mismo asociado no se entera.

– ¿Cuál será el objetivo central de su gestión?

– Con esta presidencia no pretendo cambiar nada. Voy a construir sobre las bases que están. No vengo a hacer ningún cambio revolucionario. Vengo a sumar. Lo que sí, vamos a dividir esfuerzos, porque tengo mis limitaciones y cada uno debe reconocer hasta dónde llega su capacidad. Pienso apoyarme en los colegas.

– ¿Habrá división por áreas?

– Para las gestiones técnicas habrá un comité integrado por los mismos contadores de las empresas. Para las cuestiones institucionales habrá un grupo de trabajo y lo mismo ocurrirá con el comercio exterior y las tareas gremiales. Armar equipos permitirá hacer mejor frente a los problemas.

raul-crucianelli-crucianelli-05

El gobierno y las medidas que se necesitan

– ¿Hay un clima más propicio para la relación de la entidad con las autoridades oficiales?
Creo que entramos a una etapa de diálogo, distinta a la anterior. Con el gobierno actual, en cualquier estamento, se puede hablar y nos escuchan. Se pueden plantear cosas.

El gobierno tomó dos o tres medidas a favor del campo y el efecto fue espectacular. Nosotros somos una consecuencia: si al campo le va bien, nuestra actividad funciona perfectamente.

– ¿Cuáles son los principales problemas hoy para la industria de la maquinaria agrícola?

– Algunas luces están en amarillo. El sector se puso en marcha, pero convengamos que no todos están sintiendo la reactivación. La demanda es estacionaria y, entonces, los fabricantes de sembradoras sentimos la mejoría pero no es igual para todos los rubros.

Después, habrá que ajustar algunos aspectos. La presión tributaria que tiene la industria, en general, no es poca cosa. Venimos de un sistema tributario complejo, de alícuotas diferenciadas, de saltos, de cuenta corriente de impuestos que tenemos a favor y nunca se acreditan. Es muy complicado. Creo que este gobierno va a emprolijar la cuestión.

– ¿Qué piensa de la apertura de importaciones?

– Hemos tenido años de una restricción total en las fronteras y ahora ¿abrimos indiscriminadamente? Ojo, tengamos cuidado. Para las poblaciones del interior, que viven muy directamente de la actividad industrial, en especial del sector de la maquinaria agrícola, sería lamentable si se cometen algunos de esos errores.

En esta etapa de diálogo, y habiendo predisposición del gobierno, vamos a charlar y tiraremos sobre la mesa todas estas cuestiones.

– ¿Qué tema traba hoy más las exportaciones?

– Actualmente, la cuestión cambiaria nos complica un poquito. Además, cuando el tipo de cambio estaba retrasado, algunos mercados se perdieron porque los competidores se lanzan al mundo y nos ganan posiciones.

Por su situación interna, hoy Brasil exporta y “nos pega en la matadura” tremendamente. Nos pone frente a números que son difíciles.

Después está el tema de los reintegros. Funcionaba bien el hecho de que el impuesto se pagara, pero el reintegro venía demorado.
raul-crucianelli-crucianelli-06

La industria y el crédito para producir

– ¿Cómo debería orientarse el crédito, desde el punto de vista industrial?

– El crédito tiene que estar dirigido a la producción y después, si la producción funciona, el operario que hace horas comunes y horas extras, tendrá recursos para lo que necesita.

Si el crédito lo dirigimos al consumo, la parte productiva se queda sin esos recursos y así no funciona el mundo. Cuando digo crédito, me refiero necesario para comprar bienes de capital, desde un torno a un camión.

Si la actividad productiva tiene crédito accesible, se generan recursos para que el trabajador alcance un buen nivel de vida. Si hacemos al revés, el crédito lo paga una persona, si puede, o Aladino o vaya a saber quién.

– ¿Qué evaluación se puede hacer de la productividad en la fabricación de maquinaria agrícola?

– Vienen tiempos en que hay que ser más productivos. Debemos lograr mayor eficiencia, lo que significa producir más con menor participación del operario, con máquinas de última generación, incorporando tecnología de punta.

No quedará lugar para la improvisación. Hay que invertir –en recursos y creatividad- para ser más productivos dentro de la planta industrial.

– ¿Existirá, desde CAFMA, una política específica para los agropartistas? Se ha dicho que son las entidades provinciales las que mejor representan a los fabricantes de agropartes.

– Con las entidades provinciales estamos teniendo un funcionamiento positivo. Por supuesto, queremos mejorarlo. Hasta hubo un proyecto –que requería modificar los estatutos- para que Magriba, Afamac y Asima, se llamaran “cámara santafesina” y “cámara cordobesa” y todas estuvieran adheridas a CAFMA Nacional.

Por otra parte, dentro de la comisión de CAFMA están los agropartistas, que son integrantes de la cadena de valor de la maquinaria agrícola y afrontan los mismos problemas que el resto.

 

Deja un comentario