Según el Indec, las ventas de fierros cayeron a la mitad en cinco años

En el tercer trimestre de 2015 se comercializaron 3.000 tractores, cosechadoras y sembradoras contra 7.000 unidades que se vendieron en el mismo período de 2010, según cifras del Indec.

 

cosechadora

Las ventas de maquinaria agrícola siguen frenadas en el país, lo que implica un alto impacto en la economía de ciudades como Marcos Juárez, Armstrong, Las Parejas y San Francisco, en donde las fábricas de fierros son las que mueven el entramado productivo de una gran variedad de pymes agroindustriales y otros comercios clave para estas economías regionales.

El último informe de coyuntura de la industria de la maquinaria agrícola, que elabora el Indec, precisa que en el tercer trimestre de 2015 se vendieron 3.057 cosechadoras, sembradoras y pulverizadoras, entre otros equipos, con una facturación de algo más de 2.000 millones de pesos.

Esta cifra representa la mitad de lo que se comercializaba hace cinco años, cuando las ventas de fierros, en plena expansión del sector, eran de más de 7.000 unidades por trimestre. En este mismo período de 2010, por ejemplo, se cerraron ventas por 7.074 equipos y en 2008 se vendieron 6.999 fierros, según las estadísticas del Indec.

Sembradoras, uno de los rubros más afectados. Los fabricantes dicen que se vende un tercio de lo que se compraba en 2008.
 

“El 2014 fue el peor año de la industria de la maquinaria agrícola, pero vamos camino a cerrar uno todavía peor este año”, reconoció, Roxana Negrini, secretaria de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma) y presidenta de la empresa Agrometal, que fabrica sembradoras en Monte Maíz (Córdoba), en un planta de 15.000 metros cuadrados en donde trabajan más de 370 personas.

El rubro de las sembradoras es uno de los más golpeados. “Casi no se están vendiendo equipos para implantar granos finos por el fuerte retroceso en la siembra de trigo”, contó Fernando Porcel, uno de los referentes de la fábrica Apache en Las Parejas (Santa Fe). Es un problema relevante en un fierro en el que los fabricantes argentinos son muy competitivos, por el desarrollo que tiene el sistema de la siembra directa en el país. “Las ventas de sembradoras ahora recién comienzan en junio y se saltan los meses previos a la implantación de los lotes trigueros, una situación que complica mucho desde lo financiero”, coincidió Negrini.

Las cifras del Indec muestran hasta que punto se derrumbaron las ventas de sembradoras. En todo el 2008, se habían comercializado 3.498 unidades. En el 2014, en cambio, se vendieron apenas 1.481 sembradoras, lo que representa un retroceso de casi el 60%. “Este año no se si vamos a llegar a vender 1.000 equipos”, adelantó Negrini. En lo que va de 2015, los productores y contratistas compraron 724 sembradoras y queda sólo un trimestre.

Las plantas son clave para el empleo. En Monte Maíz (Córdoba), la fábrica de Agrometal emplea a más de 350 operarios.
 

Entre los fabricantes hay consenso en las causas que influyen en el difícil momento del cluster fierrero, que se concentra en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. Para Porcel, la caída en el precio de los granos erosionó la rentabilidad del negocio agropecuario, que se volvió inviable en el NOA, una región en la que crecían las ventas de maquinaria agrícola por el avance de la frontera agrícola. También incide que muchos pooles agrícolas se fueron del negocio y que los productores están a la defensiva y sin margen para invertir.

A esta tendencia hay que sumar el clima electoral, que hace que se posterguen decisiones de inversión hasta saber cuál será el norte económico. “Aunque tengo que decir que tuvimos algunas ventas más después de las elecciones generales”, reconoció Negrini.

Algunas empresas, en parte, compensan la caída en las ventas del mercado interno con las exportaciones, que en el caso de Apache representan el 30% de la facturación. Pero el atraso cambiario complica la competitividad del sector. “Es una pena porque hay oportunidades muy interesantes. En los últimos años, bajó el mercado de los países de Europa del Este pero nosotros crecimos mucho en Sudádrica, Kenia, Angola y Nigeria, entre otros países del continente africano”, aseguró Porcel.

Para recuperar el nivel de actividad en las fábricas, que en algunos casos analizan adelantar vacaciones y recortaron hace rato horas extras, los empresarios del sector dicen que es fundamental eliminar o reducir las retenciones y liberar las exportaciones de granos y carne, para mejorar la rentabilidad del negocio agropecuario.

“Además va a ser necesario contar con créditos blandos, no solo para que los productores puedan reequiparse y vuelva la demanda. En las empresas de maquinaria vamos a necesitar financiamiento para comprar insumos y realizar inversiones para volver a fabricar al ritmo de hace tres o cuatro años, después de varios años de achique”, concluyó la secretaria de Cafma.

Los fabricantes de fierros suelen decir que en las ventas influyen las tres C: cotizaciones de los granos, el clima y la disponibilidad de créditos accesibles para equipos que implican una inversiones significativa. El clima va a ser favorable para el rendimiento de los cultivos, por El Niño, pero las cotizaciones seguirán bajas, dicen los analistas del mercado de granos, por las cosechas récord de Estados Unidos y Brasil, entre otros factores. Por eso, las medidas de política económica que se tomen para reactivar el negocio del campo serán centrales para apalancar las ventas de maquinaria agrícola y sacar al sector de esta dura crisis.

 

Deja un comentario