Técnicos y empresas capacitaron sobre forrajes en Facultad de Ciencias Agropecuarias de UNC.

Más de doscientos alumnos de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba y otras casas educativas de Villa María y Ambul, participaron en doble turno de esta jornada; primero con disertaciones de docentes y representantes de fábricas de maquinarias especializadas y luego, con las actividades a campo a cargo de la Empresa Class.

001

El Vicedecano de la FCA, ingeniero agrónomo Jorge Cosiansi, fue el encargado de recibir a los participantes y de darles la bienvenida en nombre de la Facultad, para dejar de esta manera abierta la jornada de trabajo. El ingeniero Cosiansi dijo que este tipo de actividades académicas son una prioridad para la institución, que se logran gracias al apoyo importantísimo de profesores y no docentes y que han permitido poner al Campo Escuela en el lugar que ocupa hoy. “El objetivo nuestro es académico. Esta Universidad es única y es para todos”, afirmó, al tiempo que invitó a disfrutar de la jornada “bendecida con el sol”. Precisamente el buen clima y el buen piso permitieron la realización de las actividades a campo disfrutando de un día inmejorable.

006

El vicedecano destacó las virtudes y características de los disertantes y explicó que las actividades para muchos fueron “un puntapié para que vean lo que es el campo”, pero que ahora depende de la iniciativa de cada alumno, que sigan llegando al campo y aprovechando sus potencialidades. “El cultivo no se hace en un día, se hace todo un año y todo se publica en nuestra página web.  Queremos que el campo sea realmente activo, pero no activo productivo sino activo docente, académico, de enseñanza, aprendizaje, de extensión y de investigación, todas disciplinas que el propio profesional tiene que asimilar”, afirmó.

Posteriormente, el secretario del Campo Escuela, ingeniero agrónomo Carlos Álvarez, pidió a los estudiantes que aprovecharan los conocimientos de los especialistas y dijo que la jornada se pensó “para que tengan las instancias de poder relacionarse y charlar con los técnicos que son de altísima calidad y sacarles el jugo ya que van a estar a disposición de ustedes”, sostuvo.

La primera de las disertaciones estuvo a cargo del ingeniero agrónomo Marcelo de León, quien hizo un enfoque de la utilización del silo y los procesos de producción y confección. “Siempre el productor puede mejorar sus procesos. Desde la producción de los cultivos al picado y compactación. Lo esencial es ser eficiente para producir mejor, obtener mayor cantidad de materia seca, y conservar con acierto”, señaló De León.

003

Mauro Mariano, gerente general de la empresa NEXUS, se refirió a su producto estrella, el inoculante “Benix”, que eficientiza el proceso de fermentación anaeróbica (principal actor de la conservación de un silaje)“Nuestra finalidad es reducir las pérdidas de los productores”, dijo al iniciar su presentación, en relación a que el beneficio que ellos aseguran no es “por más ganancia sino por menos pérdida”. El ingeniero agrónomo recordó también que hace apenas diez años, las empresas de inoculantes eran todas extranjeras y que hoy ya hay varias de origen nacional como esta, oriunda de la provincia de Santa Fe.

Posteriormente el ingeniero mecánico Daniel Manelli, gerente del servicio técnico y capacitación de la empresa de agromaquinarias CLAAS, explicó los fundamentos teórico-prácticos de los equipos de picado que hicieron la demostración en horas de la tarde y las distintas partes de las máquinas y sus principios de funcionamiento.

004

Cuando el mediodía se acercaba, se realizó un corte en las actividades para descanso y recreación de los participantes, como no podía ser de otra manera, mate en mano. Mientras tanto los militantes del Centro de Estudiantes organizaban todo para la hora del almuerzo.

Al regreso del break, el ingeniero agrónomo Horacio Valdez expuso sobre un tema que lo apasiona y que lo tiene como uno de sus más importantes referentes en la región: la “Utilización del Silaje en la Alimentación Animal”. Se refirió a las características que debe tener el alimento, su modo de conservación y de suministro.

007

La tecnología de picado para ensilado de maíz revolucionó la producción de carne y leche en nuestro país. Datos del INTA subrayan que “en las últimas décadas se logró en la Argentina una evolución de la superficie destinada a silaje, marcando de esta manera un proceso de mayor eficiencia productiva de carne y leche”. Es importante destacar que este forraje conservado, ha incrementado su participación en la dieta de un 15 a un 40% y su tiempo de uso pasó de 4 a 6 meses (para cubrir baches de producción estacional de forrajes), a todo el año.

Finalizando las charlas, el ingeniero agrónomo Pablo Pettit,  expuso distintos aspectos propios de la “mecanización para la alimentación bovina en sistemas confinados” dando lugar a la presentación de la empresa IPESA Silos.

Aprovechando el calorcito de la siesta, los participantes, docentes, expositores y operarios departieron un momento de charla amena, en medio del almuerzo reparador.

010

Posteriormente llegó el momento de la demostración, tan esperada. Una picadora de la empresa Class, de última generación, hizo las delicias de los presentes que asombrados observaban la velocidad a la que la máquina trabaja y la calidad del producto terminado. Hay que tener en cuenta que para una buena digestión y utilización de los silajes de maíz con altos rindes de granos, éstos deben estar bien procesados (partidos, aplastados), lo que se podía apreciar a simple vista en las muestras  arrojadas.

Es de imaginar que los alumnos se contentarían con sólo presenciar la exhibición. Sin embargo, lo que más les llamó la atención fue poder analizar los diferentes mecanismos de la máquina y sus distintos componentes. Pero el tiempo fue mejor aprovechado aún; durante más de una hora abordaron a los operarios de las máquinas con sus preguntas en busca de evacuar inquietudes. Sin dudas un excelente momento y una instancia educativa inolvidable.

011

Mientras algunos estudiantes continuaban conversando con los técnicos, el grueso se dirigió a la zona del tambo, donde se desarrollaban las tareas de ensilaje. Hasta allí llegaban los camiones con el picado realizado en otro de los lotes y los alumnos pudieron en ver in situ cómo se realizaba la tarea de llenado y compactación de los silos bolsas.

El Campo Escuela ofreció una vez más a los estudiantes de agronomía, la posibilidad de acceder a diferentes tareas y procesos, tales cómo se viven y realizan en cualquier producción agropecuaria.

Fuente: Facultad de Ciencias Agropecuarias UNC.

Deja un comentario