Transforman residuos avícolas en alimentos con valor proteico

Mediante el uso de desechos de la industria avícola -como plumas, huesos y sangre- es posible obtener productos proteicos de alto valor agregado con fines alimenticios, mediante procesos enzimáticos desarrollados en el país.
En Argentina más del 50% de los subproductos animales son desechados,  generando contaminación y desaprovechando su reutilización como insumos para otras industrias. Teniendo en cuenta esta problemática, investigadores del INTI desarrollan productos proteicos con fines alimenticios a partir de residuos de la cadena avícola.

El trabajo consiste en obtener compuestos (péptidos y aminoácidos) a partir de subproductos avícolas como plumas, huesos y sangre, para su reutilización en comida balanceada animal.

“Lo innovador es la implementación de procesos enzimáticos desarrollados en el país, que permitirían sustituir la importación de los insumos que se utilizan en el proceso (enzimas) y del producto final (hidrolizados)”, destaca el doctor Iván Rousseau de INTI-Mendoza, líder del proyecto.

En este sentido “el desarrollo del INTI promueve el tratamiento de los subproductos industriales mediante una hidrólisis enzimática empleando enzimas proteolíticas”, agrega Rousseau.

Técnico de INTI trabajando en laboratorio de INTI Mendoza
La tecnología enzimática que proponen los técnicos del INTI reduce el costo y garantiza la conservación de compuestos de alto valor agregado
El trabajo cuenta además con la colaboración de INTI-Química y el grupo de Bioprocesos perteneciente al Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Universidad Nacional de San Martín (IIB UNSAM).

Por otro lado, el tratamiento tradicional que reciben los subproductos aprovechados requiere de una alta cantidad de energía en el proceso, resultando en general un producto de baja calidad con una pérdida sustancial de fuentes nutricionales. La tecnología enzimática, propuesta por los técnicos del INTI, reduce el costo energético y garantiza la conservación de compuestos de alto valor agregado.

El trabajo de innovación biotecnológica aplicada, que se alinea con las acciones impulsadas por el Ministerio de Industria para promover el desarrollo sustentable nacional, valoriza los subproductos avícolas. Los hidrolizados desarrollados tendrán aplicación enzimática, de producción local a escala laboratorio, así como también valor funcional y biológico.

“Si bien los hidrolizados podrán aplicarse como materia prima para comida balanceada animal, a futuro se prevé su incorporación en productos para consumo humano (tomando las medidas de seguridad correspondientes), concluye Rousseau.

Apostar a la investigación
El desarrollo obtuvo la primera mención del concurso provincial Mendoza Innova, que ya lleva siete ediciones consecutivas premiando el impulso creativo de la provincia y aportando valor para el desarrollo de la industria local.

La mención otorgada a Iván Rousseau y al equipo de INTI-Mendoza pertenece a la categoría “Investiga” y obtuvo el tercer puesto entre todos los trabajos que se presentaron en la provincia.

Esta categoría se orienta a aquellos proyectos de investigación -aplicada o básica- derivados de una línea de investigación científica, desarrollada por miembros de unidades académicas, técnicas o de investigación de universidades, o bien, de organismo científicos o tecnológicos de la provincia.

 

 

Deja un comentario