Tras el impacto negativo, El productor de Leche podría recibir una buena noticia en Julio.

Jorge Giraudo, director del OCLA, indicó que los productores necesitan que el litro esté por encima de $ 7 para llegar al equilibrio.

lecheria mundoagrocba 40568569u0495r280417

El incremento en los costos por sequía y dólar golpearon fuerte a los productores lecheros. Con rentabilidad negativa, la preocupación no deja de crecer a medida que el billete norteamericano eleva su cotización en las pizarras de los bancos día a día.

Según Jorge Giraudo, director General del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), la mejora de las condiciones para exportar comenzará a repercutir en el precio que recibe el productor a partir del próximo mes.

La competencia entre industrias para aprovechar el nuevo tipo de cambio elevará el valor de la materia prima, hoy bastante lejos de sus costos. El promedio ponderado del litro para el mes de mayo dio $6,32 mientras que para equilibrar la balanza la producción requiere superar los $7.

“En más del 60 por ciento de los costos del tambo el dólar tiene incidencia. Y el impacto de la suba es inmediato. Analizando los ingresos, por supuesto que no es lo mismo exportar una tonelada de leche en polvo con el dólar a $21 o a $27; pero los tiempos son distintos. Entre que se hace el negocio, se concreta la operación, se efectiviza y eso se traslada al precio de la materia prima lleva un tiempo. La gente ve subas de costos en mayo y junio y empezará a tener una mejora en julio. La recuperación puede ser importante si el precio internacional sigue subiendo, pero no al ritmo que la gente necesita, que es superar la barrera de los $7 lo más rápido posible”, comenzó diciendo a PUNTAL VILLA MARÍA el directivo.

Hoy se tiene que lograr que la leche de exportación sea más atractiva que el mercado doméstico para secarla y mandarla afuera. Esa inflexión la da el precio por encima de los $7, que tiene un doble efecto: por un lado mejora el ingreso por vía de la exportación y, por otro, descomprime la sobreoferta que existe en el mercado interno. Los diarios mal intencionados dicen que la leche vale en góndola $35, pero en realidad eso cuesta en Capital Federal un cartón de empresa líder con agregados de hierro y demás. La que tomamos habitualmente vale $20 porque hay revoleos de $17 hasta $21. Lo mismo pasa con el cuartirolo; puede haber algunos de $220 el kilo, pero también hay de $110. Se ven esas cosas porque las empresas no exportan y todo queda en el mercado interno. Con condiciones más atractivas para la exportación es probable que las empresas saquen más afuera y se descomprima.

Respecto a cuando podría verse esa re-composición en el precio, Giraudo señaló que “A partir del mes que viene tienen que empezar a observarse algunas señales. Hay que pensar que arrancamos con una producción que estaba casi 15 por ciento por encima del año pasado en enero y actualmente está 6 o 7 por ciento. La diferencia era muy marcada porque comparábamos con un 2007 con Córdoba y Santa Fe inundadas. La producción se va a ir estacionando y no será tan alta con respecto al año pasado. Habrá más demanda por materia prima porque el mercado interno medianamente se va a sostener en su consumo y el externo traccionará mucho más por la exportación”.

Fuente: Agrofy News/ Puntal Villa María.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.