Tras una inversión de US$ 5 millones, ACA Bio integró más su negocio de energía renovable

Con otra empresa de Villa María (Córdoba), inauguró una planta que produce gas carbónico a partir del dióxido de carbono venteado en la producción de etanol

La planta de ACA está integrada. Foto: ACA Bio

Con la inauguración de una planta de generación de gas carbónico a partir del venteo del dióxido de carbono desechado en la producción de etanol, ACA Bio se convirtió en la etanolera con el proceso más integrado del país y con mayor incorporación de energía.

ACA Bio, instalada en Villa María, produjo en 2016 alrededor de 135.000 metros cúbicos de etanol, con unas 400.000 toneladas de maíz. También hace extracción de aceite industrial y produce burlanda (concentrado para alimentos balanceados) húmeda y seca y se autoprovee de energía.

Desde hace una semana -por un acuerdo con Gas Carbónico Chiantore y con una inversión conjunta de 5 millones de dólares-, genera gas carbónico a partir del venteo del dióxido de carbono obtenido en la fermentación del maíz.

Chiantore hace tiempo que producía a partir de combustibles fósiles y ahora se reconvirtió a renovables.

En diálogo con LA NACION, Juan Carlos Martínez, de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), señaló que con el convenio con Chiantore terminaron de integrar la cadena. “Completamos todo el proceso y ellos producen con una ganancia medio ambiental, ya que reemplazan los fósiles por el desecho de dióxido de carbono que capturan al ventearse el etanol”, dijo.

Enfatizó que la ubicación de la destilería les genera ventajas tanto para la logística de la producción del etanol como para la distribución de la burlanda en los tambos de la zona. El emprendimiento es el más importante con el que cuenta la empresa; demandó una inversión total de 150 millones de dólares y da empleo directo a 90 personas.

“Estamos bien ubicados, tenemos muy buena tecnología y el mayor aprovechamiento del proceso de las plantas argentinas”, graficó Martínez.

La planta genera energía a partir del vapor. Tiene capacidad para 6 MW -alcanzaría para abastecer a una ciudad de unos 12.000 habitantes- pero, “por ahora”, sólo la usan para el funcionamiento de sus instalaciones; no entregan al sistema nacional.

Con el nuevo esquema industrial, Chiantore triplicará su volumen de generación de gas carbónico. Abastecen a empresas alimentarias, de seguridad y metalúrgicas de casi todo el país.

ACA Bio entrega etanol a las petroleras desde abril de 2014. Todo el complejo fue diseñado para agregar valor al maíz y provocar el menor impacto ambiental posible.

LA NACION / CAMPO

Deja un comentario