Un estímulo para que los productores siembren más trigo

El Gobierno extendió a 180 días el plazo para exportar el cereal en la campaña 2016/17. Se espera que la medida impulse la implantación del cultivo.

Se proyecta que el trigo recuperaría parte de la superficie perdida este ciclo.

Se proyecta que el trigo recuperaría parte de la superficie perdida este ciclo.

Una resolución conjunta de los Ministerios de Hacienda, de Producción y de Agroindustria elevó de 90 a 180 días corridos el plazo para realizar las exportaciones de trigoy otros cereales de invierno a partir de la campaña 2016/17. Era una señal que reclamaban las entidades del campo de cara a la siembra del cereal.

Los exportadores, a la hora de concretar una operación, tienen que realizar primero una Declaración Jurada de Venta al Exterior (DJVE) ante las autoridades de Comercio, a partir de la cual corren diversos plazos hasta el momento en que dicho embarque se materialice.

Para el grueso de los productos  agrícolas ese plazo va de 180 a 365 días (de seis meses a un año). Pero para el trigo se habían fijado en diciembre exiguos 90 días. La razón era que se quería evitar un salto demasiado abrupto de las exportaciones que pudiese afectar el aprovisionamiento para el mercado doméstico luego de la magra cosecha obtenida este año.

La señal apunta a lo que viene. Es decir, al extender esos plazos a 180 días se pretende una normalización del mercado triguero a partir de la campaña 2016/17, que es la que se sembrará a partir de julio y se cosechará desde diciembre. Como se espera una fuerte recuperación de la producción local (se elevaría de 11,5 millones de toneladas a unos probables 16 millones, según varios analistas), el Gobierno fija las nuevas reglas con antelación, para que fluyan los embarques del trigo que estará disponible.

Según la resolución publicada hoy, los exportadores podrán comenzar a anotar ventas del cereal (también de cebada, avena y centeno) ni bien el Ministerio de Agroindustria comience a publicar los valroes FOB correspondientes al trigo 2016/17. Esas DJVE tendrán vigencia a partir del 1 de diciembre de 2016 y gozará de un plazo de 180 días corridos.

Aunque se extienede a seis meses, el plazo estipulado ahora queda a mitad de camino de lo que reclamaron las entidades rurales. El viernes, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) había advertido que “a pocas semanas de comenzar la campaña de trigo 2016/2017, los productores necesitan reglas de juego previsibles para evaluar su inversión en tecnología y tomar decisiones”.

Y explicó la entidad rural que “si bien el Gobierno ha ido en la dirección correcta en materia de presión impositiva llevando las retenciones a la exportación a 0%, el régimen de exportación sigue limitado a 90 días, quitando previsibilidad, lo que impacta en la formación de los precios que recibe el productor”. En ese comunicado, CRA había reclamado un plazo de 365 días.

La modificación parcial realizada ahora permitirá que los exportadores apuren sus decisiones de compra al productor, y regrese así la añorada puja por el cereal disponible con los molineros. En los últimos años, especialmente a partir de la intervención que el ex secretario Guillermo Moreno realizó sobre este mercado en 2007, esa puja desapareció y los precios pagados a los chacareros se desilflaron articifialmente.

fuente:

Deja un comentario