Un productor cordobés pasó 40 días en su campo aislado por el agua

Se trata de Marcelo Lauret. Sus 40 hectáreas en la zona de Jesús María llevan cuatro años anegadas; obras para un canal de drenaje

El productor Marcelo Lauret, que pasó 40 días aislado en su campo

El productor Marcelo Lauret, que pasó 40 días aislado en su campo.

 Los problemas de las inundaciones y la suba de las napas freáticas en esta provincia generan innumerables inconvenientes a los productores. Marcelo Lauret tiene 40 hectáreas en Nintes, 12 kilómetros al este de Jesús María, en el departamento Colón, hace cuatro años bajo el agua y llegó a estar 40 días sin poder salir del campo.

De la producción de papa, duraznos, maíz y viñedos no quedó nada. “Hace cuatro años que se inundó todo y nunca más bajó el agua”, contó. El extremo fue este año con las lluvias de febrero y marzo, cuando estuvo 40 días sin poder salir.

Vivió ocho meses con 10 centímetros de agua en la casa. Inundado pero sin agua, porque la de las napas está contaminada. Sin poder moverse del campo, subsistió con lo que tenía. “Siempre hay una gallina, un pollo”, describió.

Las obras que se están haciendo en la zona
Las obras que se están haciendo en la zona.

“Ni con un tractor, ni con un caballo ni caminando se podía salir”, dijo. Lauret no fue el único en quedar aislado. Productores vecinos también pasaron semanas sin poder moverse.

El ascenso de las napas freáticas afecta entre 3000 y 4000 hectáreas, con diferencia incidencia de daños. El problema abarca a parajes como Los Quebrachos, Cabinda, Cañada Jume, Nintes, Las Astillas, Las Tres Esquinas, Los Cometierra y Candelaria Sud y comenzó a profundizarse en el 2010, aunque la sequía posterior aminoró las consecuencias. Con las lluvias de 2014, regresó.

Sergio Colla, integrante del Consorcio Caminero de Los Cometierra y también afectado por el fenómeno, explicó que los productores empezaron a gestionar la ejecución de un canal de drenaje para las napas. “Trabajamos varios años para concientizar a la gente de la necesidad de la obra”, expresó.

Los productores pagaron el proyecto y lograron la aprobación de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia. El año pasado compraron una retroexcavadora usada y empezaron a ejecutar la obra; se rompió la máquina y debieron frenar.

En esa transición se creó la Unidad Coordinadora de Cuencas del Norte de Córdoba y se sumaron a esa tarea. “La solución no es sólo el canal, que ya tiene un avance del 85%, sino que hay que agregar otras alternativas”, precisó. De los 12 kilómetros, 1,5 se hicieron con máquinas contratadas; 1,3 con la propia y el resto con herramientas de Recursos Hídricos. Los tubos los compraron los productores y los que se usaron en cruces de caminos, los aportó Vialidad Provincial.

Desde la Sociedad Rural de Jesús María admiten que el de Lauret es un caso testigo, pero que los afectados son muchos y que los daños fueron significativos para productores pequeños que perdieron lo que tenían.

Luis Picat, presidente de la entidad, señaló a este diario que la Unidad Coordinadora está “constantemente haciendo gestiones para resolver el problema; los funcionarios provinciales vienen periódicamente. Eso ayudó a acelerar la canalización; tratamos de ser facilitadores del nexo”.

El canal ya funciona, pero los resultados -advirtió Colla- todavía son incipientes. “Se nota que hay drenaje pero llevará tiempo”, afirmó. Lauret espera que el agua baje para recuperar las tierras y volver a producir.

El ascenso de las napas freáticas también es un problema significativo en el sudeste de esta provincia, donde hace más de tres años que los productores reclaman soluciones de fondo.

LA NACION / CAMPO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.