Agricultura Familiar: tareas de cuidado y participación de la mujer

Estos dos ejes deberán ser transversales a los proyectos que se elaboren desde el Programa Nacional Agro XXI. Hoy se realizó en Córdoba el primer taller de capacitación destinado a técnicos y funcionarios formuladores.

Con una importante convocatoria, se realizó la primera jornada sobre “Género y Cuidados en el Contexto Rural: Proyectos de Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos”, en el marco del programa nacional Agro XXI. El objetivo es generar un espacio de construcción de herramientas que permitan incorporar en los proyectos agro-productivos la dimensión de cuidados y el enfoque de género; uno de los principales componentes de esta iniciativa.

En la apertura, que tuvo lugar en uno de los auditorios del edificio de la Legislatura de la provincia de Córdoba, participó la subsecretaria de Agricultura Familiar, Mariana Victoria Vigo; Edward Bresnyan economista líder en agricultura para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, quien tiene a su cargo la ejecución del proyecto Agro XXI; Pablo Tamayo, de la Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE), del Ministerio de Economía de la Nación; y Julia Reartes, del Ministerio de la Mujer de Córdoba.

La jornada estuvo organizada en tres grandes bloques que permitieron una visión completa y enriquecedora de esta temática. En la primera parte, luego de la apertura oficial, se desarrolló el panel destinado a contextualizar la importancia del enfoque de cuidados en los proyectos agroalimentarios e integrar consideraciones de género en sus planificaciones.

Algunos estudios que presentaron los profesionales del Banco Mundial, aseguran que cerrar la brecha de género en la producción agrícola y la brecha salarial de este ámbito, permitiría aumentar el PBI mundial en un 1%, lo que significa un billón de dólares. Además, permitiría reducir la inseguridad alimentaria de unas 45 millones de personas.

Para el segundo panel, se abordaron disertaciones de destacados especialistas que presentaron estudios y casos de intervinieron con perspectiva de género y cuidados en contextos agroalimentarios.

Y finalmente, por la tarde, se desarrolló la instancia de taller. Un espacio interactivo destinado a facilitar criterios y desarrollar herramientas para la integración del enfoque de género y la perspectiva de las tareas de cuidados en la formulación de subproyectos en el marco de Agro XXI.

Cabe recordar que el Plan Agro XXI es financiado por el Banco Mundial con 400 millones de dólares, el Estado nacional aportará 100 millones y el sector privado 50 millones. El objetivo general apunta a la recuperación económica de los sistemas agroalimentarios a través de prácticas climáticamente inteligentes para el desarrollo agrobioindustrial de la Argentina. Y uno de sus componentes define como indispensable la disminución de las brechas de género.

El objetivo es que quienes formulen y ejecuten los subproyectos puedan contar con criterios y herramientas para incorporar la perspectiva de los cuidados y género en estas intervenciones. No son manuales para aplicar, sino para ruralizar las propuestas, las estrategias y las soluciones. Es decir, adaptarlas desde el territorio, reconociendo las dinámicas propias de cada región.