Fuertes bajas para Soja y Maíz en el Mercado de Chicago

13

El contexto económico a nivel internacional presionó en general a la baja al petróleo y a los commodities.

Trigo

El trigo cierra la última rueda de la semana con caídas en sus cotizaciones. La fortaleza del dólar en los mercados internacionales presionó a las cotizaciones del cereal, al tornar menos competitivas a las exportaciones estadounidenses. Además, las caídas registradas en los mercados de commodities propiciaron un efecto contagio sobre los precios del cereal. Sin embargo, los problemas productivos en los principales países exportadores generan preocupaciones sobre la oferta global y limitan las caídas.

Maíz

Los futuros de maíz concluyen con considerables caídas y alcanzan un mínimo en un mes. Las preocupaciones sobre el crecimiento económico ante la suba de casos de coronavirus a nivel global han ejercido presión sobre los precios del petróleo y los commodities en general, lo cual explica también las bajas en los precios de los granos amarillos. Los fondos de inversión mantienen posiciones largas netas sobre los futuros de maíz, lo cual deja expuesto a una corrección brusca ante una liquidación. Además, los rumores acerca de una reducción en la tasa mínima de corte para los biocombustibles contribuyeron a la inercia bajista.

Soja

La soja cierra con fuertes bajas y tocan un mínimo en dos meses. Al igual que en el caso del maíz y el trigo, el contexto internacional ejerció presión sobre las cotizaciones de la oleaginosa. Además, para el caso de la oleaginosa, se suman dos factores que contribuyeron a la inercia bajista. Por un lado, las lluvias registradas en algunas regiones del medio-oeste norteamericano que resultan beneficiosas para el desarrollo del cultivo. Por el otro, la fuerte caída en los precios del aceite de soja (5% por debajo del cierre de ayer) luego de que corrieran rumores de que la Agencia de Protección Ambiental recomendaría una reducción en la tasa de corte de los biocombustibles, lo cual decantaría en una menor demanda de aceite.

Fuente: Departamento de Estudios Económicos BCR