Grave afectación para la actividad ganadera en el sur pampeano por la extrema sequía

Advierten que más de 5000 animales murieron y otros 100 mil vendidos fueron vendidos por el daño que la falta de lluvias ha provocado en los departamentos Caleu Caleu y Lihuel Calel.

Una situación dramática viven los productores rurales del Sur Pampeano comprendidos en los departamentos de Caleu Caleu -que alcanza al pueblo de La Adela- y Lihuel Calel -de Cuchillo Co- a raíz de una sequía que lleva ya varios años y que se agrava día tras día. Los datos son alarmantes: desde el 2023 a la fecha, se han muerto 5392 animales y otros 100 mil vacunos se han sacado a faena o a campos alquilados de otras zonas.

Por la sequía, los números de la ganadería se han visto muy afectados. En base al registro de vacunación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), en mayo de 2023 había en los dos departamentos un total de 650 productores ganaderos con 270 mil cabezas de ganado. “En septiembre de 2023, según lo que indicaban las guías de hacienda, ya se habían ido entre 90 y 100 mil animales de la zona. Hoy son más de 100 mil animales.
 “En 2022 fue poca la precipitación y en 2023 cayeron un total de 300 mm, pero casi nada en otoño y primavera, dos épocas necesarias para que reserva del pastizal. En el 2024 enero fue muy caluro y ventoso, llovió en algunos campo unos 70 mm y en otros nada”.

Se están vendiendo vientres, que es el capital de los productores. Hay pequeños productores que han dejado de ser productores porque las vacas se les murieron y a otras las tuvieron que vender, a muy bajo precio.

Durante todo y 2023 los productores utilizaron herramientas para mantener su rodeo: Destete anticipado, venta de vacas de refugo, alimentación con pasto, balanceados, melaza, sales, etc. Nada fue suficiente para mantener el estado de los animales, solo se desfinanciaron y de todos modos tuvieron que vender vientres o sea su capital.