Toyota SW4: un «tanque» confortable

Montado sobre el chasis de la “indestructible” pick up Hilux, esta nueva edición de la SW4, por diseño y confort interior y de marcha, se aleja mucho más de su hermana utilitaria. Se fabrica en la Argentina, con una gran calidad de materiales y terminación. Eso sí, cuesta 778 mil pesos.

Toyota SW4

Toyota SW4

El Toyota SW4 es un vehículo que siempre tomó como base la estructura de la pick up Hilux. De hecho, en el pasado su nombre era “Hilux SW4”. Pero siempre intentando diferenciarse cada vez más de la camioneta. Esta nueva generación, que acaba de lanzarse en el país, crece notablemente en estilo, confort y calidad y profundiza esa intención de despegar un vehículo de otro.

 

 

 

Desde 2005, el proyecto IMV contempló la producción del SW4 en la planta que la marca tiene en Zárate, junto con la Hilux, modelo que ya se fabricaba en el país desde 1997.

La nueva generación de este vehículo exhibe ya desde lo visual marca claras diferencias con su hermana de línea de montaje. No hay trazo en la carrocería de este 4×4 que repita el mismo dibujo que la pick up. Estas “similitudes” suelen apreciarse en la trompa o en parte de los laterales, pero en este caso faros, parrilla, capot, tomas de aire tienen un tratamiento distinto. Sólo el logo de la marca y las puertas delanteras son los únicos elementos que a simple vista se repiten en ambos modelos. No es habitual que ocurra algo así en modelos que comparten tanto. Como ejemplo opuesto se puede citar el caso de las Chevrolet S10 y Trailblazer.

 

 

 

Esta nueva figura le da a la SW4 un aire más elegante y con un perfil más vanguardista, principalmente gracias a su zona vidriada lateral que se hace más angosta llegando hacia el sector trasero. Comparado con la generación anterior, nos parece que ha perdido un poco de esa imagen robusta, algo rústica que tenía, por una que inspira mayor calidad y sofisticación.

 

 

 

Por dentro se aplica la misma fórmula. Mientras la generación anterior tenía prácticamente el mismo diseño del de la Hilux, esta vez se buscó diferenciar al máximo. Si bien hay elementos en común, la intención es que parezcan distintos. El ejemplo más claro es el de la pantalla táctil, que si bien es exactamente la misma, en el SW4 tiene un tratamiento en su entorno que lo diferencia claramente. Zonas revestidas en un material símil cuero o elementos símil aluminio dan un ambiente distinto y con impresiones de calidad. El habitáculo es más espacioso que el de la generación anterior, especialmente en la segunda plaza, pero los dos asientos de la tercera fila siguen ofreciendo un sistema de plegado (se sujetan sobre los laterales de la zona de carga) que quita espacio al baúl y que se vuelve ruidoso en terrenos desparejos.

 

 

 

Motor (2.8 litros de 177 CV), la caja de cambios (manual de 6 marchas en este caso) y el sistema de tracción (4×4 con opción de baja y comando electrónico) son idénticos los de la Hilux. La gran diferencia está en la suspensión trasera, mejorada en esta SW4 y que prescinde de elásticos respecto de Hilux, que le confiere un gran confort de marcha, sin perder la robustez que siempre caracterizó a este modelo.

 

 

 

La modificación del “impuesto al lujo” ubica este modelo en $ 777.700. Un número que puede sorprender de entrada, pero que si se analiza detallamente cada virtud de este modelo, termina siendo por demás razonable.

 

+ info AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.